Agua de Mar

0

¿Quién no ha disfrutado alguna vez de un refrescante baño de agua de mar durante unas vacaciones estivales?

Sin embargo, seguro que nunca nos hemos parado a analizar todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un acto tan sencillo y cotidiano.

El agua de mar posee minerales y oligoelementos que le convierten en un gran aliado para nuestra salud, pero… ¿Cómo y dónde actúa el agua de mar en nuestro cuerpo?

¿Alguna vez te habías parado a pensar cuántos beneficios puede aportar a tu salud vivir cerquita del mar?

La brisa marina y la bruma costera actúan como un spray natural cargado de yodo que  absorbemos mediante la respiración y que ayuda a regular la glándula tiroides, equilibrando nuestro organismo, además de colaborar en la prevención de enfermedades respiratorias como la bronquitis.

Sumergirnos en el agua, nadar y flotar es igualmente beneficioso para nuestra salud. En las siguientes líneas profundizaremos en algunos de estos aspectos tan ventajosos para nuestro organismo.

  • La presión del agua es mayor que la del aire lo que produce un efecto drenante estimulando el circuito linfático, ayudando así a eliminar toxinas.
  • Dicha presión es mayor en el fondo, disminuyendo hacia la superficie, lo que facilita la circulación venosa de retorno.
  • Los problemas reumáticos, como la artritis y la artrosis mejoran gracias al azufre del agua de mar que ayuda a disminuir los dolores propios de estos padecimientos.
  • Cualquier ejercicio realizado en el agua de mar requiere menos esfuerzo, puesto que nuestro cuerpo pesa menos sumergido. Así, los baños de mar contribuyen en la recuperación de la fuerza muscular y en la mejora de la movilidad de las personas de edad avanza, a la vez que evitan un sobreesfuerzo en su corazón. Igualmente, los ejercicios en el mar ayudan en la rehabilitación de ciertas lesiones y en la recuperación en los procesos postoperatorios.
  • El agua de mar funciona como un antibiótico natural muy beneficioso en el proceso de cicatrización de pequeñas heridas, debido a que en su composición encontramos yodo (que tiene poder desinfectante) y ciertos microorganismos que liberan  sustancias antibacterianas. Estas propiedades antibióticas también son muy utilizadas para mejorar afecciones de la piel como la psoriasis, donde el  agua de mar ayuda a que las escamas que caracterizan esta afección se desprendan por sí solas. 
  • Las inmersiones marinas también mejoran las dermatitis del cuero cabelludo, paliando la picazón propia de dicha afección y limpiando nuestra cabeza de pieles muertas.
  • Algunos trastornos respiratorios como son la sinusitis o la rinitis alérgica también encuentran en el agua de mar un gran aliado para mejorar de manera notable.
  • Sumergiendo la cabeza durante unos segundos bajo el agua y repitiendo esta operación varias veces, conseguiremos de manera sencilla, pero muy efectiva, eliminar la mucosidad, gracias a que el agua actúa como un potente mecanismo de arrastre de las secreciones, a la vez que fluidifica el moco viscoso.
  • Además ayuda en la hidratación nasal y reduce la sequedad que produce la rinitis, actuando como antiinflamatorio y analgésico frente a las costras que se producen como consecuencia de dicha sequedad.

Son, como hemos visto, muchas y muy efectivas las propiedades marinas en nuestras vías respiratorias, por este motivo, hoy en día, existen en las farmacias pulverizadores de agua salada (agua obtenida directamente del mar y tratada posteriormente) que utilizamos para la limpieza de las fosas nasales tanto de los bebés, como de los adultos.

Y ahora os preguntaréis.., ¿el mar, entonces, sólo aporta beneficios relacionados con las dolencias físicas?

Dando respuesta a dicha pregunta, no quiero dejar de mencionar que además de todas las cualidades que ayudan a mejorar nuestra salud corporal, el agua marina posee importantes propiedades relajantes. Es el magnesio un mineral muy valioso que nos ayuda a eliminar el estrés y la ansiedad.

Ya las antiguas civilizaciones griega y egipcia practicaban baños de agua marina por sus propiedades curativas y relajantes y como herencia de aquellos primeros baños, hoy en día es muy habitual en los spas y centros de belleza utilizar este recurso para paliar el estrés y proporcionar nutrientes a nuestra piel, es lo que se conoce como talasoterapia (tratamientos a base de diferentes elementos marinos: agua de mar, algas, barro…).

Tras este análisis minucioso de las propiedades y beneficios del agua de mar, solo quiero reseñar que los estudios realizados por los investigadores del Centro Europeo para el Medio Ambiente y la Salud Humana del Reino Unido en un proyecto sobre océanos y la salud humana, muestran que quienes viven en la costa, cerca del mar, poseen una mejor salud general y mental.

A pesar de todo esto,  no hemos de olvidar que frente a una dolencia o malestar persistente siempre debemos acudir a un especialista.

Dejar un comentario