Estrés

0

El estrés es una respuesta adaptativa que prepara a nuestro cuerpo para llevar a cabo una respuesta física, de lucha o huída, ante un peligro o adversidad. Tenemos estrés constantemente, es algo necesario que nos ayuda a seguir adelante bajo la presión y los obstáculos diarios. El problema es que en la sociedad y época actuales, las amenazas son más psicológicas y emocionales que físicas, por lo que nuestra respuesta física al estrés no sirve de nada y ese estado de activación se queda en nuestro interior. Por esta razón necesitamos liberar el estrés de alguna manera para que ese estrés no evolucione a un estrés patológico.

El estrés afecta al sistema inmunológico. Si estamos estresados nuestro organismo se centra y prepara para una respuesta física a un peligro o reto inmediato, exponiéndose a otro tipo de amenazas que no son a corto plazo como defendernos de enfermedades, de ahí que sea más fácil caer enfermos cuando padecemos de estrés.

Características de una situación de estrés

Hay cuatro características que provocan y aumentan el estrés. Cuantas más se cumplan, mayor será el estrés.

  • Novedad. Situaciones que no hemos vivido nunca o en contadas ocasiones.
  • Impredicibilidad. Situaciones repentinas o inesperadas.
  • Sensación de falta de control de la situación. Falta de habilidad para sobrellevar o superar una situación.
  • Una amenaza para nuestra personalidad. Acciones que ponen en peligro nuestro bienestar físico o psicológico.

Tipos de estrés

  • Estrés agudo. Estado de excitación ante un estímulo puntual (examen, entrevista, problema concreto). Puede aparecer en cualquier momento de la vida de cualquier persona.
  • Estrés agudo episódico. Cuando se tienen episodios de estrés agudo con mucha frecuencia y de manera descontrolada (muy emocional y con mucha irritabilidad).
  • Estrés crónico. Estado constante de alarma del organismo, no baja nuestro nivel de activación y estamos siempre nerviosos y cansados.

Fases

Antes de padecer estrés patológico, y ante una situación de estrés repetitiva, existen fases a las que una persona se verá expuesta.

  • El estrés comienza a cronificarse. Problemas digestivos, dolor abdominal.
  • Compensar al cuerpo. Se cometen abusos como comer, beber y fumar más.
  • Enfermas. Irritabilidad, cambios de personalidad, problemas de memoria, insomnio, etc.

Síntomas

  • Irritabilidad.
  • Trato brusco con los demás.
  • Cambios de humor.
  • Tics nerviosos como comerse las uñas.
  • Insomnio.
  • Problemas estomacales.
  • Tensión muscular.
  • Pérdida de memoria y concentración.
  • Ansiedad.
  • Reacciones alérgicas (asma, eczemas,…).
  • Disfunción sexual.
  • Depresión.

Causas

  • Temor al fracaso.
  • Altas expectativas.
  • Nuevo empleo o pérdida de empleo.
  • Divorcio.
  • Problemas escolares.
  • Embarazo o parto.
  • Muerte cercana.
  • Mudanzas.
  • Enfermedades graves.
  • Problemas económicos.
  • Problemas laborales o familiares.
  • No disponer de tiempo de descanso.
  • Ser víctima de violencia o intimidaciones.

Técnicas para combatir el estrés

  • Ocuparse de los problemas que se pueden resolver, olvidar los que no tenga solución.
  • Ver los cambios como algo bueno y con positividad.
  • No sobrecargarse de responsabilidades o actividades diarias.
  • Estar con personas que transmitan tranquilidad.
  • Pedir ayuda en los quehaceres.
  • Controlar la respiración, respiraciones profundas y otras técnicas.
  • Aumentar tu resistencia ante los retos vitales.
  • Delegar responsabilidades.
  • Establecer prioridades.
  • Hacer ejercicio físico con regularidad (muy importante). El estrés prepara a nuestro cuerpo para una respuesta física, por eso debemos liberar esa energía para que no se convierta en un problema.
Compartir.

Dejar un comentario