Saltar al contenido

Resaca (Veisalgia)

La veisalgia, comúnmente conocida como resaca, es causada básicamente por la deshidratación. El alcohol ingerido se distribuye con el agua, produciéndose un efecto mayor en mujeres y personas mayores que en jóvenes y hombres, ya que estos últimos cuentan con una mayor cantidad de agua en su organismo.

¿Cuáles son las causas de la resaca?

La resaca es consecuencia de una acumulación de varios factores producidos por haber consumido demasiado alcohol:

  • Micción. El alcohol hace que la gente orine más, lo que aumenta las posibilidades de que se produzca deshidratación. La deshidratación puede producir una sensación de sed y mareo.
  • Respuesta del sistema inmunológico. Puede haber una respuesta inflamatoria por el sistema inmunitario al alcohol, lo que puede afectar el apetito, la concentración y la memoria.
  • Irritación estomacal. El consumo de alcohol aumenta la producción de ácidos estomacales; también se ralentiza la velocidad a la que el estómago se vacía. Esta combinación puede provocar náuseas, vómitos o dolor de estómago.
  • Caída de azúcar en la sangre. Los niveles de azúcar en la sangre de algunas personas puede caer abruptamente cuando consumen alcohol, lo que resulta en temblores, cambios de humor, cansancio, debilidad general, e incluso convulsiones en algunos casos.
  • La dilatación de los vasos sanguíneos. El consumo de alcohol puede causar que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que puede causar dolores de cabeza.
  • La calidad del sueño. Aunque domir en estado de ebriedad es común, la calidad de ese sueño puede ser pobre. El individuo puede despertar cansado y todavía con sueño.
  • Congéneres. Los congéneres son sustancias que se producen durante la fermentación y son responsables de la mayor parte del sabor y el aroma de las bebidas destiladas (whisky, ginebra, etc.). Los congéneres son conocidos por contribuir a los síntomas de la resaca.

Síntomas comunes de la resaca:

Los síntomas más comunes son el dolor de cabeza, la fatiga y la deshidratación. La gravedad y el número de síntomas varía de persona a persona; sin embargo, en general cuanto más alcohol consume un bebedor, peor será la resaca.

Al igual que pasa generalmente con el resto de las enfermedades, cuanto más edad más cuesta recuperarse de la resacaCon el tiempo, las personas suelen ganar algo de peso, consiguiendo más grasa y menos agua. El alcohol por tanto se concentra más y se distribuye menos por el cuerpo. Además, existen unas enzimas encargadas de metaforizar el alcohol que con el paso del tiempo rinden peor, permitiendo al alcohol permanecer más tiempo en el organismo.

Aparte del número de bebidas consumidas, la resaca pueden empeorar por:

  • Beber con el estómago vacío.
  • La falta de sueño.
  • El aumento de la actividad física durante el consumo (bailar, por ejemplo).
  • La deshidratación antes de beber.
  • Mal estado de salud.

Los diferentes tipos de alcohol pueden dar lugar a diferentes síntomas de la resaca. Esto es debido a que algunos tipos de bebidas alcohólicas tienen una mayor concentración de congéneres. Las mayores cantidades de estas toxinas se encuentran en el vino tinto y licores oscuros como el whisky, el brandy, y el tequila. El vino blanco y licores claros como el ron, el vodka y la ginebra tienen menos congéneres y por lo tanto causan resacas menos frecuentes y menos graves.

Remedios para tratar la resaca

  • Comer huevos por la mañana proporciona energía, al igual que cualquier otro alimento. No obstante, los huevos contienen grandes cantidades de cisteína, una sustancia que ayuda a descomponer y limpiar las toxinas que permanecen en el cuerpo.
  • Comer plátanos después de una noche en la que se ha bebido en exceso proporciona electrolitos (como cualquier otro alimento), pero también repone el potasio perdido por culpa del efecto diurético del alcohol. Otros alimentos ricos en potasio como las bebidas de fruta de kiki son igualmente efectivas.
  • Beber agua sirve tanto para prevenir la deshidratación, como para diluir el alcohol ya ingerido. La adición de sal y azúcar con el agua ayuda a reemplazar el sodio y el glucógeno perdido.
  • La fructosa contenida en los zumos de fruta ayudan a aumentar de forma natural la energía del cuerpo y favorece la eliminación de las toxinas sobrantes. Los suplementos de vitamina C y B también son eficaces como remedio a la resaca.