Periodontitis

0

Cuando los ligamentos y huesos que soportan nuestra dentadura, las encías, se inflaman o sufren una infección, se presenta una periodontitis, una patología que provoca la caída de dientes en los adultos. Se trata de una enfermedad frecuente que tiene diversos grados, como la gingivitis. ¿Quieres saber más acerca de esta enfermedad que afecta a la salud dental? Entonces, no dejes de leer el siguiente artículo de tuSíntoma. En esta ocasión te hablamos de la periodontitis o enfermedad de las encías.

Qué es la periodontitis

Tal y como indica su nombre de procedencia latina, la periodontitis o enfermedad periodontal es una patología que afecta directamente a las encías y se presenta cuando éstas se inflaman o se infectan. Ambos trastornos pueden extenderse desde las encías, comúnmente conocido como gingivitis, hasta los ligamentos o huesos que soportan los dientes.

La inflamación duele darse por la acumulación excesiva de placa o sarro en la base de los dientes. Al inflamarse las encías se originan unas pequeñas bolsas o huecos que poco a poco se van llenando de sarro, dañando consecuentemente tanto los tejidos como los huesos que rodean los dientes. A medida que la placa se acumula, aumenta el riesgo de desarrollar una infección ya que el sarro cuenta con numerosas bacterias. La destrucción ósea, la caída de dientes o la presencia de absceso dental son algunas de las consecuencias directas de la periodontitis.

La enfermedad periodontal suele pasar por diferentes estadios, desde la inflamación gingival inicial, pasando por la formación de las bolsas periodontales hasta la pérdida ósea o del diente. Es importante iniciar el tratamiento contra la periodontitis cuanto antes para poder mantener la salud bucodental. Ésta es una enfermedad que suele aparecer entre los 30 y los 50 años.

Causas

La principal causa del desarrollo de periodontitis es la falta de higiene bucodental. La boca está repleta de bacterias, mucosidades y otras partículas que forman una placa que se deposita sobre los dientes. El cepillado o el uso de hilo dental ayudan a eliminar de manera eficaz esta placa y evitar su acumulación. No obstante, si los dientes carecen de este cuidado suele presentarse una capa de sarro más difícil de eliminar. La acumulación de placa y sarro dan lugar a la inflamación y/o infección de las encías, siendo el origen de la periodontitis.

Además de esta causa principal, existen otros factores de riesgo que pueden propiciar la presencia de periodontitis:

  • Fumar aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de las encías.
  • Los cambios hormonales en niñas o mujeres debilitan las encías.
  • Algunas personas son más propensas a desarrollar una periodontitis, por causas genéticas.
  • La diabetes es una de las enfermedades con mayor riesgo a desarrollar infecciones como la periodontitis.
  • Otras enfermedades: cáncer o SIDA.
  • Algunos medicamentos aumentan el daño de las encías y dificultan su limpieza.

Síntomas

Los síntomas de la periodontitis son variados, pero los indicadores de la enfermedad se reducen en:

  • Enrojecimiento de las encías
  • Encías con aspecto brillante
  • Mal aliento
  • Inflamación de las encías
  • Sensibilidad de encías y dientes, sobre todo al tacto
  • Sangrado de las encías, sobre todo al lavar los dientes aunque el cepillado sea suave.
  • Dientes flojos.
  • Dolor al masticar.

Aunque no se trata de una enfermedad extremadamente dolorosa, la periodontitis suele ser molesta, sobre todo debido a la inflamación de las encías. En caso de notar alguno de los síntomas anteriormente descritos, no dude en acudir a un centro de odontología para que le brinden un diagnóstico determinado y un tratamiento adecuado para el mismo.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar la periodontitis es necesaria la visita a un odontólogo que inspeccione detalladamente tanto la boca como los dientes. Los principales signos que dejarán patente una posible enfermedad de las encías es su aspecto a simple vista. El dentista, además, analizará el exceso de placa y sarro acumulado en la ase de los dientes, así como el posible absceso dental. Para acabar la exploración, generalmente se realizan radiografías dentales que pueden mostrar tanto los depósitos de placa bajo la encía y origen directo de su inflamación e infección, como evidenciar la pérdida de algún diente.

En cuanto al tratamiento, el objetivo principal del odóntologo será reducir y minimizar la inflamación de las encías, además de las bolsas que se han formado bajo las encías. Para ello, será necesario empezar por una limpieza dental completa que ayude a remover la placa y el sarro más difícil de eliminar. Para las personas más propensas a desarrollar periodontitis es básico aprender a limpiarse adecuadamente los dientes, además de realizarse una limpieza profesional cada tres meses, aproximadamente. Por normal general, tanto la inflamación, como el sangrado o la sensibilidad de las encías suelen desaparecer entre una y dos semanas después de haber iniciado un tratamiento para la enfermedad.

En el caso de que la periodontitis esté en un estadio avanzado, en los que los dientes se hayan atrofiado o incluso se haya perdido alguna pieza dental será necesario realizar una cirugía oral, con el fin de recuperar tanto la estética de la encías como para mejorar su salud. Generalmente, se suelen llevar a cabo microinjertos que ayudan a cubrir la parte retraída de las encías o cambiar las piezas dentales más dañadas. Con la cirugía conseguiras abrir y limpiar en profundidad las bolsas de las encías, brindar soporte a los dientes más débiles y flojos y extraer uno o varios dientes, los más dañados, a fin de disminuir el riesgo de empeorar o propagar la periodontitis por otras piezas dentales.

Para prevenir la aparición de esta enfermedad es imprescindible mantener una buena y correcta higiene oral. El uso del hilo dental y del cepillo de dientes debe ser diario y minucioso, además de acudir a un profesional cada cierto tiempo para realizar limpiezas profundas. También es importante tratar correctamente la gingivitis para evitar que se complique y pase a ser una periodontitis.

Riesgos

No llevar a cabo una buena higiene bucodental puede aumentar los factores de riesgo para desarrollar una periodontitis, además de incrementar la posibilidad de posibles complicaciones durante la enfermedad. Las más comunes son:

  • Infección o abscesos del tejido blando
  • Infección de los huesos de la mandibula
  • Absceso dental
  • Reaparición de periodontitis
  • Pérdida de piezas dentales
  • Torcedura de dientes
  • Boca de trinchera

En caso de observar cualquier anomalía en su dentadura, no dude en acudir rápidamente a un odontólogo para encontrar una solución optima a la enfermedad de las encías o periodontitis.

Compartir.

Dejar un comentario