Garganta irritada

Síntoma molesto de ciertas enfermades comunes

Tener la garganta irritada es un síntoma común de ciertas enfermedades tales como los resfriados, la faringitis o la amigdalitis, aunque también puede darse debido a enfermedades infecciosas como la mononucleosis.

Se trata de una afección un tanto molesta, dado que puede llevar consigo otros síntomas como la fiebre o la inflamación de la garganta. No obstante, es una enfermedad que tiene un fácil tratamiento. A continuación, te lo contamos todo sobre la garganta irritada, sus causas más frecuentes, el cuadro sintomatológico que suele presentar y el tratamiento más adecuado para curar la irritación.

Qué es la garganta irritada

El dolor de garganta, su inflamación o irritación no es necesariamente un problema propio del invierno, sin embargo suele ser uno de los síntomas más habituales de los meses fríos y de las heladas.

Aunque se considera una afección de carácter leve o un problema menor, se trata de un síntoma propio de enfermedades específicas que afectan a las vías respiratorias como los catarros o resfriados, la gripe, la faringitis, la laringitis, la amigdalitis o la sinusitis así como de enfermedades infecciosas como la mononucleosis.

En definitiva, la irritación de garganta es un síntoma que viene de la mano de un proceso infeccioso que generalmente suele afectar a faringe o laringe.

Causas

La garganta es uno de un órgano principal en funciones básicas como la respiración o la nutrición. Se trata de una vía de paso de una gran variedad de sustancias, por lo que es muy vulnerable a sufrir infecciones o inflamaciones que dan paso a la irritación. En este sentido, las causas principales que originan la irritación de la garganta son:

  • Infecciones virales (gripes, resfriados, sarampión, varicela, influenza…)
  • Mononucleosis o enfermedad del beso
  • Cambios bruscos de temperatura
  • Tabaquismo
  • Alergias (pelo de mascotas, polvo, polen, moho…)
  • Resequedad de la garganta, provocada principalmente por el aire seco
  • Infecciones bacterianas (estreptococos, tos convulsiva o difteria)
  • Exposición continua a sustancias tóxicas
  • Higiene bucal deficiente
  • Gritar o hablar mucho durante un largo tiempo
  • Forzar los músculos
  • Respirar directamente por la boca, dado que la garganta entra directamente en contacto con microorganismos que pueden favorecer la irritación
  • Tumores
  • Infección por VIH

Síntomas

Aunque la garganta irritada es, en sí misma, un síntoma de otras enfermedades o afecciones que afectan a la garganta, puede presentar otro cuadro sintomatológico que la acompaña. Es fácil sentir la garganta irritada ya que tan solo con respirar el aire seco del invierno, este órgano se convierte en un blanco fácil para virus y bacterias. Así, es importante que relaciones otros síntomas que pueden acompañar a la garganta irritada. Los más comunes son:

  • Inflamación de la garganta
  • Cosquilleo
  • Ronquera
  • Pérdida de la voz o afonía
  • Dolor al tragar
  • Enrojecimiento de la garganta
  • Sequedad de la garganta
  • Manchas blancas o pus (amigdalitis)
  • Tos
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Fluido nasal
  • Dolor o carraspeo de la garganta

Además, si la irritación ha sido producida por una amigdalitis, también es posible que tengas fiebre durante unos días. En caso de que se trate de una consecuencia de una faringitis puede que el sentido del gusto se vea alterado, así como es normal tener dolor de cabeza o cefaleas y una sensación de tener algo atorado en la garganta, una sensación molesta sobre todo al tragar o al hablar.

Te recomendamos leer este artículo:  Gastroenteritis

Los síntomas que acompañan a la irritación de garganta pueden variar en gran medida dependiendo siempre del origen de la misma. Según la causa principal de la afección los síntomas serán más o menos severos.

Diagnóstico y tratamiento

Si estás sufriendo un resfriado o una gripe, la irritación de la garganta será el síntoma principal. Es fácil de detectar, dado que el cosquilleo, la inflamación o la ronquera que la acompañan la hacen evidentes. En este sentido, se trata de un síntoma fácil de diagnosticar, pero que debe ser examinado para saber qué lo ha producido exactamente. En la mayoría de casos, la irritación es causada por infecciones virales.

Remedios caseros Garganta Irritada

El examen médico será imprescindible para establecer un tratamiento adecuado y dependerá siempre del origen de la irritación:

  • Si la infección es viral, no se utilizaran tratamientos antibióticos porque la garganta no responderá a los mismos. Así que el objetivo será disminuir la inflamación y la irritación mediante soluciones antisépticas que ataquen directamente a los microorganismos que han dado lugar a la garganta irritada.
  • En caso de que el origen de la irritación de garganta sea bacteriano, será necesario el tratamiento a base de antibióticos, siempre bajo supervisión médica.
  • Si la irritación va acompañada de síntomas como la fiebre o el dolor de cabeza se recomiendan los analgésicos o antipiréticos.

Recuerda siempre consultar a tu médico antes de iniciar un tratamiento. Él se encargará de identificar la causa principal para poder tratarla de una manera efectiva.

Aliviar la garganta irritada

Si tienes la garganta irritada, debes conocer algunos remedios caseros y recomendaciones que te ayudarán a aliviarla:

  • Evita respirar por la boca
  • Evita consumir bebidas o alimentos muy fríos si estás resfriado
  • Evita tomar leche, dado que incrementa la mucosidad y también la irritación de la garganta
  • Apuesta por las bebidas calientes (tés, infusiones…), a ser posible, endulzadas con miel ya que tiene propiedades sedantes que te ayudarán a calmar la irritación
  • Consume sopas y purés para disminuir el dolor al tragar
  • Mantente muy hidratado
  • Haz gárgaras varias veces al día, solo necesitarás una taza de agua tibia y sal
  • En caso de que la irritación esté acompañada de ronquera, aplícate una compresa caliente en la parte frontal de la garganta durante unos 15 minutos, notarás alivio

Prevención

La garganta irritada es una afección que puede prevenirse fácilmente si tomas ciertas medidas. Te resumimos las más recomendables:

  • Abrígate bien durante las épocas de frío, sobre todo la parte de la garganta con pañuelos o bufandas
  • No fumes en exceso
  • Evita gritar o hablar durante ratos largos
  • Mantén una buena higiene bucal
  • Mantén las habitaciones ventiladas
  • Evita los cambios bruscos de temperatura
  • Incrementa el consumo de alimentos ricos en vitamina C (naranjas, limón, mandarina, kiwi…)
  • Evita el contacto con alérgenos, si son el origen de la irritación de garganta

Podría interesarte leer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close