Aceite de árbol de té

Melaleuca Aterniofolia

Con más de 60 usos, el aceite de árbol de té es uno de los más preciados en la medicina natural. Procedente de las hojas del Melaleuca Aterniofolia, este aceite es perfecto tanto para tratar afecciones de la piel como problemas respiratorios u otras dolencias comunes. Tanto la industria farmacéutica como el mundo de la aromaterapia incluyen en productos y tratamientos este aceite esencial gracias a sus múltiples virtudes. A continuación, te descubrimos las propiedades, los beneficios y los usos más frecuentes y cotidianas del aceite de árbol de té.

Qué es el aceite de árbol de té

El árbol de té, científicamente conocido como Melaleuca Alternifolia, es un arbusto de origen australiano. Puede llegar a los cinco metros de altura y de sus hojas se destila el virtuoso aceite de árbol de té.

Árbol de té

Desde los aborígenes australianos y hasta la actualidad, este aceite esencial se ha ganado un gran protagonismo en el mundo de la medicina natural y de la estética, puesto que cuenta con numerosas propiedades y beneficios que lo convierten en un remedio eficaz con más de 60 usos y aplicaciones.

Propiedades y beneficios

Para saber cómo utilizar correctamente el aceite esencial de árbol de té, debes conocer sus principales propiedades y efectos beneficiosos. Se trata de una planta que tiene cabida en más de mil remedios. Conoce los principales usos, aplicaciones y poderes:

  • Antiséptico natural. Puede usarse por vía tópica diluido. Puede aplicarse en heridas, quemaduras y ampollas, previniendo, así, las infecciones.
  • Cuenta con poder sanador y cicatrizante, que no dejará rastro de marcas o manchas en la piel. Ideal para el tratamiento de acné. También es adecuado para tratar pequeñas lesiones como cortes, heridas o quemaduras leves o solares.
  • Perfecto para el tratamiento de psoriasis, dermatitis y alergias.
  • Poderes calmantes para los dolores musculares, reuma, artritis o la gota.
  • Fungicida natural. Ayuda a eliminar infecciones de uñas, pie de atleta y otro hongos de manera efectiva. Asimismo, se recomienda su uso para combatir infecciones ginecológicas como la candidiasis o la cistitis.
  • Combate las picaduras de mosquitos
  • Regulariza las glándulas sebáceas y calma la irritación. Así es útil para cabellos grasos, resecos, cuero cabelludo sensible o la eliminación de la caspa.
  • Calma el picor y acelera la cicatriazación de sarpullidos de enfermedades como la varicela o el sarampión.

Entre todas estas aplicaciones específicas, cabe destacar los usos tradicionales del aceite de árbol de té, entre los que se incluyen:

Otros usos aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té tiene más de 60 usos y aplicaciones. Aunque tiene más incidencia en el área terapéutica, medicinal y estética, no podemos obviar los usos caseros que se le pueden dar a este aceite esencial. Entre ellos, se incluyen:

  • Aromatizador o ambientador antimicrobiano, perfecto para añadir a los productos de limpieza.
  • Repelente de insectos.
  • Desodorante natural.
  • Elimina malos olores, como el olor de pies.
  • Elimina el moho.

Tomar aceite de árbol de té

Según las distintas aplicaciones del aceite esencial, la manera de usarlo también podrá variar. El aceite de árbol de té puede utilizarse de las siguientes formas:

  • Vía tópica. A través de la piel o las mucosas puede administrarse el aceite de árbol de té diluido, previamente, en un aceite portador como el de coco. Procura no aplicarlo directamente sobre tu piel.
  • Aromáticamente. Respondiendo a uno de sus usos más conocidos, el de la aromaterapia, el aceite de árbol de té puede usarse a través de un difusor. Se puede oler o inhalar.
Te recomendamos leer este artículo:  Cardo mariano

No se recomienda ingerir aceite de árbol de té, pues se considera que es tóxico. No debes tomarlo por vía oral por ningún motivo, aunque el tratamiento incluya un enjuague bucal a base de éste, como en el caso del tratamiento del herpes o las úlceras bucales. Si usas este aceite esencial para la boca, escúpelo al terminar, así evitarás posibles efectos secundarios como mareos, urticaria o diversos problemas digestivos.

Por todo ello, te recomendamos comprobar siempre el aceite de árbol de té que has adquirido y cerciorarte de que se trata de un aceite 100% puro. Busca aceites de grado terapéutico u orgánico. Asimismo, asegúrate de que ha sido testado y que cumple todos los requisitos y criterios para estar libre de toxinas químicas.

Por último, mantén tu aceite de árbol de té seguro y en buen estado. La luz, el calor, la exposición al aire o la humedad pueden alterar su estabilidad.

Contraindicaciones y efectos secundarios

El uso del aceite de árbol de té ha ido aumentado su popularidad gracias a sus múltiples propiedades beneficiosas. No obstante, su presencia en productos como champús, acondicionadores, tratamientos para el acné o antisépticos también han generado posibles efectos secundarios según su aplicación. Entre estos efectos adversos destacan:

  • Irritación en la piel, especialmente en zonas resecas. La irritación puede conllevar picazón, enrojecimiento, ardor o inflamación de la zona. En algunos casos, también puede ocasionar erupciones cutáneas leves o graves. Antes de aplicar completamente el aceite esencial, se recomienda probarlo en una pequeña zona de la piel para comprobar su efecto.
  • Reacciones alérgicas a la planta o a los ingredientes que compone el aceite, que pueden ser similares a otras plantas como el eucalipto, la guayaba o el clavo de olor. La alergia puede incluir urticaria, erupciones, picazón y congestión. En los casos más graves, se habla de mareos, calambres, vómitos, diarreas, hinchazón e incluso anafilaxia potencialmente mortal.
  • Efectos secundarios hormonales en niños pequeños que puede causar problemas como el aumento de producción de tejido de mama en los varones.
  • Efectos secundarios de indigestión, dado que su consumo puede ser tóxico en concentraciones fuertes. Somnolencia, dolor de estómago, náuseas, vómitos, debilidad, confusión, ataxia o alteración de los glóbulos son algunos efectos adversos derivados de una indigestión.

Si eres alérgico al aceite de árbol de té no es recomendable su consumo. Asimismo, durante el embarazo o el periodo de lactancia, no se recomienda el uso de este aceite esencial, pese a que los efectos adversos no son claros. En cualquier caso, consulta siempre el uso de aceite de árbol de té con tu médico, en caso de estar embarazada.

Podría interesarte leer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Close