Semillas de chía

0

Las semillas de chía han sido consideradas como un superalimento por su composición nutricional y los múltiples beneficios que aporta a nuestro organismo. Así mismo, cada vez son más las personas que deciden incluir este producto en su dieta para perder peso o ganar masa muscular, puesto que sus propiedades lo convierten en un alimento perfecto para mantener la figura e ideal para deportistas. Pero, ¿quieres saber por qué? En tuSintoma te explicamos todo lo que debes saber sobre las semillas de chía, qué son, cuáles son sus propiedades para la salud, cómo adelgazar con este superalimento, cuál es la dosis recomendada y en qué casos está contraindicada.

 Qué son las semillas de chía

 Las semillas de chía se obtienen de la salvia hispánica, una planta herbácea originaria de Guatemala, Nicaragua y México, y perteneciente a la misma familia que el romero, la menta y el tomillo, denominada Lamiaceae. Dicha planta puede alcanzar hasta un metro de altura, cuenta con hojas de cuatro a ocho centímetros de largo y presenta flores de color púrpura y algunas zonas blancas. La salvia hispánica florece entre julio y agosto y produce un fruto al final de la época de verano a través del cual obtenemos las semillas, que pueden ser color café, blancas o negras.

Además de las semillas, las hojas y flores de la planta también concentran importantes propiedades para el organismo y, por ello, se utilizan en la medicina natural para preparar remedios e infusiones con fines variados.

 Composición nutricional de las semillas de chía

A continuación detallamos el valor nutricional de la chía por cada 100 gramos de producto:

  • 40% de hidratos de carbono, de los cuales el 30% es fibra soluble y el 3% insoluble.
  • 30% de grasas, de las cuales el 24% es de ácidos grasos omega 3.
  • 16,5% de proteínas.
  • 6% de agua.
  • Vitaminas: B1, B2, B3, C y E.
  • Minerales: zinc, hierro, fósforo, calcio, magnesio, potasio y sodio.

 Propiedades de las semillas de chía para la salud

Aunque los aztecas y los mayas ya incluían este superalimento en su dieta, no ha sido hasta hace apenas unos años que estas semillas han aumentado su popularidad en todo el mundo, tanto en el ámbito culinario como en el medicinal. Esto es así debido a la difusión del valor nutricional anteriormente mencionado, el cual se traduce en un sinfín de beneficios para el organismo.

Como hemos podido comprobar, las semillas de chía son una excelente fuente de ácidos grasos omega 3, los cuales contienen ácido alfa-linoléico (ALA) por resultar de origen vegetal. Al no ser de origen animal, este tipo de omega 3 no cuenta con los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), pero sí actúa como precursor para ayudar al cuerpo a sintetizarlos. De esta forma, aunque no presente algunas de las propiedades del ácido graso omega 3 de origen animal, ofrece al organismo otros efectos igual de beneficiosos, como su capacidad de proteger al cuerpo de padecer enfermedades cardiovasculares así como de fortalecer el sistema inmunitario y mantener la salud ocular.

Por otro lado, la chía es rica en fibra soluble, la cual genera una especie de gelatina dentro del intestino al disolverse con el agua. Este gel consigue retener el colesterol y ayuda al cuerpo a regular sus niveles. Así mismo, favorece el movimiento intestinal y fomenta la frecuencia de las deposiciones, siendo un remedio perfecto para combatir el estreñimiento. Sin embargo, sus beneficios no acaban aquí, y es que las semillas como la chía están compuestas por mucílagos, un tipo de fibra soluble que, además, fomenta la eliminación de las bacterias malas que pueden hallarse en el intestino y mejora la multiplicación de las bacterias beneficiosas. También cuenta con propiedades anticancerígenas y tiene la capacidad de proteger la mucosa estomacal, evitando problemas digestivos como la gastritis.

No obstante, estos no son todos los beneficios que las semillas de chía aportan a nuestro organismo:

  • Sus propiedades digestivas también ayudan a reducir la acidez estomacal y a prevenir el cáncer de colon.
  • Al generar esa especie de gel, también consigue atrapar los azúcares de los alimentos y ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre, siendo un producto apto para personas diabéticas de tipo 2 e, incluso, ayudando a prevenir la hiperglucemia. En personas con diabetes de tipo 1 es recomendable consultar con su médico antes de incluir las semillas en su dieta.
  • Por todo lo anterior, las semillas de chía favorecen la función hepática ayudando a mantener la salud del hígado.
  • Ayudan a reducir la tensión arterial.
  • Presentan propiedades anticoagulantes.
  • Previenen la formación de piedras en la vesícula.
  • No contienen gluten.
  • Cuenta con propiedades antiinflamatorias beneficiosas para tratar problemas relacionados con el sistema óseo, como la artritis reumatoide o la artrosis.
  • Sus propiedades antioxidantes y depurativos ayudan al organismo a prevenir la oxidación celular y a combatir la retención de líquidos.
  • Ofrecen un extra de energía perfecto, sobre todo, para aquellas personas que siguen una dieta vegetariana.
  • Gracias a este aporte de energía y al elevado porcentaje de fibra, la chía favorece el aumento de la masa muscular y la regeneración de los tejidos, por lo que es ideal para deportistas.

 Propiedades de las semillas de chía para adelgazar

A pesar de contar con múltiples propiedades medicinales, las semillas de chía son uno de los alimentos más populares para bajar de peso. Esto es así gracias a las propiedades ya mencionadas, que generan los siguientes efectos en nuestro cuerpo:

  • Al mejorar la flora intestinal y fomentar el sistema digestivo, también acelera el metabolismo y, por tanto, favorece la quema de grasa.
  • En relación con el aporte de fibra soluble, la chía produce un efecto saciante y disminuye el apetito.

 Agua de chía para perder peso

Para adelgazar con estas semillas lo más eficaz es elaborar agua de chía. Para ello, se debe poner a remojo una cucharada sopera de semillas de chía en un vaso de agua y dejar que se hidraten durante una hora. Para potenciar su efecto adelgazante, se puede incluir el zumo de un limón pasado el tiempo de reposo, verter un poco más de agua, mezclar bien y volver a reservar durante 10 minutos más. El resultado será un gel espeso que deberás consumir unos 30 minutos antes de cada comida, pudiendo tomar un máximo de dos vasos al día.

 Cómo tomar semillas de chía y cada cuánto

Podemos consumir las semillas enteras o molidas, puesto que en ambos casos conseguimos beneficiarnos de todas sus propiedades. Tal y como acabamos de ver, una de las formas más sencillas y eficaces de consumir la chía es elaborando un gel con ella. Sin embargo, existen otras maneras de tomarla:

  1. Podemos tomar directamente una cuchara de semillas molidas media hora antes de cada comida. Eso sí, sin olvidar consumir los dos litros de agua diarios.
  2. Otra opción es espolvorear las semillas de chía enteras sobre las ensaladas y yogures, o incluirlas en la elaboración de jugos y batidos.

En cuanto a la dosis diaria de chía recomendada, se puede ingerir de 5 a 25 gramos al día, siendo aconsejable consultar con un médico o nutricionista para fijar la cantidad exacta en función de lo que se quiera conseguir.

 Contraindicaciones de las semillas de chía

  • Por su elevado aporte de fibra y efecto laxante, no se recomienda consumir semillas de chía a personas propensas a sufrir diarreas de forma frecuente, en casos de colon irritable o diverticulosis.
  • Por su capacidad para disminuir la presión arterial, no es aconsejable para aquellas personas que suelen tener la tensión baja.
  • Está contraindicado su consumo si se está siguiendo un tratamiento a base de medicamentos anticoagulantes.
  • En casos de pacientes recién operados del estómago, del colon o cualquier otra zona del apartado digestivo, no se puede ingerir chía.
  • Si se padece diabetes y se está proporcionando insulina al cuerpo, se debe consultar con el médico antes de consumir estas semillas.
Compartir.

Dejar un comentario