Parásitos intestinales

1

Los dos tipos principales de parásitos intestinales son los denominados helmintos y protozoos. Las infecciones parasitarias, causadas por estos dos tipos de parásitos intestinales, son algunas de las infecciones más prevalientes en los humanos en los países en desarrollo.

  • Los helmintos son gusanos con muchas células (gusanos, lombrices). En su forma adulta los helmintos no pueden reproducirse en el cuerpo humano.
  • Los protozoos en cambio sólo tienen una célula y si pueden reproducirse dentro del cuerpo humano, lo que puede permitir el desarrollo de infecciones graves.

Los parásitos intestinales se transmiten por lo general cuando alguien entra en contacto con heces infectadas, tales como alimentos, agua o tierra contaminada.

En los países desarrollados, son los parásitos protozoarios los que generalmente causan infecciones gastrointestinales. En los países endémicos, los parásitos intestinales causan una significativa morbilidad y mortalidad.

Síntomas

Los parásitos pueden vivir en los intestinos durante años sin causar síntomas; pero cuando lo hacen, sus síntomas son:

  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.
  • Náuseas o vómitos.
  • Gases o hinchazón.
  • La disentería (diarrea con sangre y mucosidad).
  • Erupción o picazón alrededor del recto o en la vulva.
  • Dolor o sensibilidad en el estómago.
  • Sensación de cansancio.
  • Pérdida de peso.
  • La presencia de gusanos en las heces.

Causas

Las siguientes causas no implican padecer la condición, pero si aumentan el riesgo de padecer parásitos intestinales:

  • Vivir o visitar una localidad conocida por tener parásitos.
  • Viaje internacional.
  • Falta de saneamiento.
  • Mala higiene.
  • Edad. Niños y ancianos son más propensos a infectarse.
  • La exposición a centros de atención infantil e institucionales.
  • Tener un sistema inmunitario debilitado.
  • VIH o SIDA.

Tratamiento

En caso de que el diagnóstico de su médico confirme la existencia de parásitos, la receta de un medicamento puede ser suficiente en caso de que se tome estrictamente según lo prescrito y durante varias semanas.

Cuando el parásito no puede ser identificado, existen gran variedad de hierbas naturales efectivas para ayudar a limpiar los intestinos. En general, sus efectos se potencian cuando se toman en ayunas. Consulte con su médico para que le recomiende que hierbas antiparásitos son las mejores para usted; ya que si tiene antecedentes de enfermedad hepática, consumo excesivo de alcohol, u otros, algunos alimentos podrían serle perjudiciales.

Complicaciones

La gravedad y la duración de la enfermedad varía en función del parásito intestinal que tiene el paciente. Del mismo modo, las complicaciones suelen darse en personas mayores y en personas que ya padecen enfermedades graves, tales como el SIDA.

Su médico le someterá a un control exhaustivo en caso de padecer parásitos intestinales mientras está embarazada, ya que en caso de darse, las complicaciones podrían ser graves.

Compartir.

1 comentario

  1. Carmen Badillo on

    Muy interesante todo la informacıon dada en sus articulos ademas muy practıcas para el diario vivir ya que muchas veces enfrentamos sıtuacıones o sintomas que atraves de toda esta informacion nos ayudaria a reconocerlas, gracias.

Dejar un comentario