Parálisis del sueño

Trastorno del sueño común que generalmente se produce al conciliar el sueño o antes de despertar

Uno de los trastornos del sueño más habituales es la conocida parálisis del sueño. Se trata de una parasomnia benigna que puede producir fatiga, dado que, a menudo, puede estar acompañada de alucinaciones.

Hablamos de la parálisis del cuerpo durante el sueño paradójico, es decir, la fase en la que soñamos. Este tipo de experiencias suelen llevar consigo ciertos síntomas como la ansiedad o la fatiga que pueden solucionarse e incluso prevenirse. A continuación, explicamos las causas y los principales tratamientos de la parálisis del sueño.

Qué es la parálisis del sueño

La parálisis del sueño es un trastorno muy común que se produce, generalmente, durante la transición del sueño y la vigilia, es decir, tanto en los momentos previos a conciliar el sueño como en el momento antes de despertar.

Quien padece parálisis del sueño suele despertarse bruscamente siendo plenamente consciente de sus pensamientos pero manteniéndose paralizado físicamente, lo que provoca que la persona se sienta atrapada en su propio cuerpo. Es decir, la persona es capaz de abrir los ojos pero no puede emitir ningún sonido, ni tampoco mover los músculos, lo cual suele traducirse en un cuadro de ansiedad y fatiga.

Algunos estudios han determinado que hasta un 60% de la población podría llegar a experimentar una parálisis del sueño, aunque los casos son poco frecuentes teniendo en cuenta las horas que solemos dormir durante toda la vía.

Causas

La parálisis del sueño paradójica se produce de manera normal, ya que el cerebro nos desconecta momentáneamente de nuestro cuerpo mientras dormimos y permite que nuestros músculos se relajen. Se trata de la parálisis del cuerpo durante la fase en la que soñamos, en la conocida fase REM. Este bloqueo lo produce un neurotransmisor, llamado glicina, que actúa impidiendo que los músculos se muevan durante la fase del sueño.

Cuando las funciones motoras del cuerpo se inhiben con el despertar o cuando el mecanismo corporal se activa de manera rápida o prematura puede ocurrir la parálisis del sueño anormal. Estas experiencias suelen ser la consecuencia de algunas causas concretas como:

  • Ansiedad
  • Estrés
  • Fatiga
  • Modificación de las rutinas del sueño
  • Cambios de vida repentinos (mudanzas, problemas laborales o económicos, separaciones, lutos…)
  • Irregularidad en las horas del sueño

La parálisis del sueño, además, forma parte de los síntomas de la narcolepsia, una enfermedad caracterizada por los ataques de sueño sucesivos. Por otro lado, debes saber que en alguna ocasión la parálisis del sueño se ha relacionado con problemas psiquiátricos subyacentes. En esos casos es necesario acudir siempre a un especialista.

Síntomas

Los síntomas de la parálisis del sueño pueden variar, dado que dependen de las sensaciones de cada persona al vivir tal experiencia. Por ello, se considera que el cuadro sintomatológico de la parálisis del sueño es subjetivo. Sin embargo, existen rasgos comunes que ayudan a entender de qué se trata este trastorno del sueño que suele durar tan solo unos segundos o minutos y puede acabarse rápidamente en el momento que alguien toca o simplemente habla a la persona que está experimentando la parálisis. También puede acabarse por voluntad propia cuando la persona hace un gran esfuerzo por mover alguna parte de su cuerpo, generalmente las extremidades.

Te recomendamos leer este artículo:  Parásitos intestinales

Las señales más comunes que indican que se ha experimentado una parálisis del sueño es la agitación, ansiedad o temor que siente la persona al padecer este tipo de trastorno, dado que no ha tenido la fuerza suficiente, ni física ni mental, para poder controlar su cuerpo, lo que puede llevar a tener, incluso, alucinaciones. Algunos de los síntomas más comunes de la parálisis del sueño son:

  • Miedo
  • Ansiedad
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Presión en el pecho
  • Sensación de asfixia o estrangulamiento
  • Sensación de presencias extrañas o voces (generada por las alucinaciones)
  • Sensación de que te cogen pies o manos (generada por las alucinaciones)

Después de vivir una parálisis del sueño se sentirá cansado, probablemente durante días, dado que el esfuerzo habrá sido intenso. Además, este episodio puede alterar tu ritmo de vida y hacerte sentir miedo de volver a repetir una experiencia similar, lo que puede alterar todavía más tu sueño y descanso.

Diagnóstico y tratamiento

Si has notado alguna vez los síntomas comentados anteriormente y además esta experiencia a alterado tu ritmo de vida, es conveniente que visites a un médico especialista. Puede que la parálisis del sueño haya hecho mella en tu vida cotidiana, afectando a tus cambios de humor o sintiendo un miedo constante de volver vivir un episodio similar, lo que se puede traducir como insomnio. Es importante hablar abiertamente del episodio que se ha vivido para poder prevenir que vuelva a suceder.

Hoy en día, no existe un tratamiento específico que permita tratar la parálisis del sueño, dado que no se trata de una enfermedad concreta si no de un episodio esporádico. Por ello, la clave para que no vuelva a ocurrir es tratar las causas subyacentes que han podido desencadenar la parálisis. Recuerda que el estrés, la modificación de las rutinas de sueño, la falta de descanso o incluso dormir boca arriba pueden ser el origen de esta desagradable experiencia.

Para disminuir el riesgo de repetir una parálisis del sueño, te aconsejamos tener en cuenta las siguientes recomendaciones que te permitirán dormir bien y descansar mejor:

  • Mejorar los hábitos de sueño intentando dormir más, si no se duerme suficiente
  • Reducir el estrés y hacer ejercicios que permitan conciliar el sueño tales como la meditación
  • Relajarse con un buen baño también ayudará a disminuir el estrés o la ansiedad
  • Practicar deporte moderado a diario contribuirá a llevar una vida saludable y poder conciliar mejor el sueño, dado que habrá liberado tensiones a través de él
  • Evita el consumo de alcohol o cafeína antes de dormir o durante la noche
  • Si su médico le ha prescrito el uso de medicación antidepresiva, ésta le ayudará a regular los ciclos del sueño

Además de todos estos consejos, no dudes en visitar a un especialista para realizar estudios del sueño durante el día y la noche. Con estas herramientas conseguiréis detectar si existe algún otro trastorno del sueño que esté alterando el descanso y provocando los episodios de parálisis.

Te recomendamos leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podría interesarte

Close
Close