Tiamina

Más conocida como vitamina B1

Dentro del universo de las vitaminas del grupo B, sobresale la primera que se descubrió: la vitamina B1 o tiamina. Aunque no tiene ningún efecto destacado sobre las demás, la tiamina trabaja en conjunto con otras vitaminas del grupo B para mantener la salud en buen estado, dado que su carencia podía mermarla.

A continuación, hablamos de las funciones, los niveles correctos y la carencia de vitamina B1 en nuestro organismo.

Qué es la tiamina

La tiamina, popularmente conocida como vitamina B1, es una vitamina hidrosoluble (pasa al agua cuando es cocinada) que pertenece al grupo de vitaminas B. Aunque por si sola no tiene ningún efecto destacado, trabaja conjuntamente con las demás vitaminas para garantizar que el organismo se mantenga en un correcto estado de salud.

Fórmular química Vitamina B1
Fórmula química de la vitamina B1 (Tiamina)

La principal función de la tiamina es ayudar a convertir los carbohidratos de los alimentos en energía, por lo que exige de un suministro diario para poder alimentar tanto al cerebro como al sistema nervioso sin problemas. Si queremos que el organismo funcione a pleno rendimiento es básico que no exista una carencia o déficit de esta vitamina.

Funciones de la tiamina en el organismo

El papel que desempeña la tiamina en nuestro organismo se resume en diversas funciones positivas que ayudan a nuestro cuerpo a lograr energía a través de los alimentos. Las principales funciones de la vitamina B1 son:

  • Ayuda a las células a convertir los hidratos de carbono en energía, mediante reacciones químicas que se producen durante la respiración celular.
  • Interviene en la metabolización de los hidratos de carbono.
  • Transporta sodio.
  • Colabora, junto con otras vitaminas, a sintetizar ácidos grasos.

Fuentes alimenticias principales

La tiamina es una vitamina presente en múltiples alimentos. Sin embargo, para combatir el déficit de la B1 en sangre, podrás recurrir a las principales fuentes alimenticias que te proveeran de tiamina. Te resumimos las primordiales:

  • Pescado
  • Carne magra
  • Carne de cerdo en particular y en menor proporción encontrarás tiamina en carne roja y pollo
  • Productos lácteos (como la leche)
  • Frutas y verduras (como frijoles, guisantes, uvas pasas, espárragos, naranjas, patatas…)
  • Hígado
  • Germen de trigo
  • Semillas de girasol
  • Levadura de cerveza
  • Soja
  • Frutos secos
  • Pan de trigo integral
  • Granos (como la harina de avena, el trigo integral o el salvado de arroz)

Cómo se absorbe la tiamina

Como hemos apuntado anteriormente, encontrarás en mayor o menor proporción tiamina en múltiples alimentos. No obstante, ese porcentaje podrá ser absorbido total o parcialmente por nuestro organismo dependiendo de un factor clave: lo que se bebe mientras se come.

Tanto el alcohol como los taninos que están presentes en el té son algunos de los elementos que pueden destruir la vitamina B1, por lo que si combinamos los alimentos ricos en tiamina con una de estas bebidas durante la comida conseguiremos el efecto contrario: la no absorción completa de esta vitamina.

Por otro lado los sulfitos, unos aditivos preparados que se les suele añadir a los alimentos como las ensaladas en restaurantes y bares, también pueden ser uno de los motivos de la mala absorción de la tiamina. Al ser preparados industriales, pueden destruir la vitamina B1. Recomendamos siempre leer las etiquetas de los alimentos industriales, dado que también pueden contener sulfitos.

Te recomendamos leer este artículo:  Un test de orina que verifica si se sigue una dieta saludable

Carencia de tiamina

Aunque actualmente es raro carecer de vitamina B1, existen países subdesarrollados que a día de hoy siguen sufriendo su déficit en el organismo. Basta con llevar a cabo una dieta desequilibrada y carente de alimentos principales para que la tiamina no esté presente en el organismo. Realmente, la proporción que necesitamos de vitamina B1 en el cuerpo es tan baja que en cualquier dieta típica encontraremos la dosis necesaria.

Sin embargo, las personas que abusan del alcohol pueden desarrollar la deficiencia de tiamina, una carencia común dentro de este colectivo. Las razones por las que el alcohol impacta directamente sobre el nivel de esta vitamina son variadas:

  • En primer lugar, los alcoholicos suelen tener una dieta desequilibrada, por lo que el consumo de vitaminas es muy bajo. La poca vitamina B1 que consumen suele ser destruida por el abuso del alcohol.
  • El hecho de beber alcohol aumenta la excreción de tiamina, por lo que se necesita el consumo de suplementos vitamínicos para restablecer los niveles.

La deficiencia de la tiamina como consecuencia del alcoholismo suele desarrollar el síndrome de Wenicke – Korsakoff, que provoca ciertos daños en el sistema nervioso. Los síntomas de esta afección pueden eliminarse simplemente dejando el alcohol y recuperando una dieta sana y equilibrada, aunque en caso contrario el síndrome puede complicarse y llevar al paciente, incluso, a la muerte.

Síntomas del déficit de tiamina

La carencia de vitamina B1 en el organismo suele producir un cuadro sintomatológico leve que puede revertirse consumiendo la dosis de tiamina que el cuerpo necesita a diario. Los síntomas generales de esta deficiencia son:

Grupos en riesgo de carecer de tiamina

Como hemos comentado, actualmente es más complicado que una persona carezca de tiamina en el cuerpo. No obstante, existen ciertos grupos de riesgo que son más propensas a sufrir dicha deficiencia, por no alimentarse adecuadamente:

  • Personas de avanzada edad
  • Embarazadas o mujeres lactantes
  • Diabéticos
  • Enfermedades renales en diálisis
  • Personas con infecciones crónicas
  • Personas que llevan a cabo dietas bajas en calorías (-1500 calorías al día)

Estos grupos pueden conseguir los niveles óptimos de B1 si basan su dieta en la variedad y en productos tales como los cereales, el pan, las pastas o la harina, entre muchos otros.

Subir los niveles de tiamina en sangre

Además de llevar a cabo una dieta sana y variada y practicar deporte moderado, existe otra manera de aprovechar el máximo la tiamina y subir sus niveles en sangre. Se trata de la suplementación o la ingesta de complementos vitamínicos del grupo B. Dado que el déficit de tiamina suele ser escaso, se recomienda el consumo de multivitaminicos, ya que así todas las vitaminas del grupo trabajarán en conjunto.

Asimismo, es necesario destacar que el cuerpo necesita a diario su dosis de vitamina B1, ya que el organismo no es capaz de almacenarla, dada su característica de ser soluble en agua.

Podría interesarte leer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Close