Catalepsia

0

Cuando una persona no puede moverse y su cuerpo se encuentra totalmente rígido, aunque se encuentra totalmente conciente, hablamos de catalepsia. Se trata de un trastorno del sistema nervioso, conocida también como muerte aparente, dado que la afección puede durar desde unos minutos hasta incluso semanas. En la antigüedad, solían enterrar a las personas con catalepsia dado que creían que el paciente había fallecido dada su total inmovilidad. No obstante, las personas eran sepultadas vivas y morían a posteriori, por asfixia o ataques de pánico. Actualmente es un trastorno diagnosticado que, aunque suele originarse de manera repentina, es fácil recobrar la normalidad si se encuentra la causa que la ha originado. En tuSíntoma te lo explicamos todo sobre la catalepsia. Descubre, a continuación, las causas que originan la catalepsia, los síntomas que produce el trastorno y los posibles tratamientos para superarlo.

Qué es la catalepsia

La catalepsia no es una enfermedad en sí, sino un trastorno que compila una serie de síntomas, de señales de otro padecimiento mayor. Es decir, la catalepsia es una consecuencia, efecto o síntoma de otras patologías que involucran el sistema nervioso como la epilepsia o el Parkinson.

Este trastorno se produce en el sistema nervioso central. Se caracteriza por la inmovilidad, acompañada de rigidez muscular, así como la disminución de la sensibilidad al dolor. Esta afección se produce de manera repentina y la persona que la padece es incapaz de moverse, aunque es parcialmente consciente de ello. Por sus características, se le ha denominado durante muchos años muerte aparante, dado que tu cuerpo parece perder la vida mientras tu cabeza todavía funciona correctamente.

Actualmente, la catalepsia es un trastorno conocido y que puede ser controlada por un especialista, siempre que se encuentre la causa que la origina. No obstante, es un trastorno aterrador, ya que la paralización es repentina y el grado de conciencia elevado.

Causas

Sabiendo que la catalepsia es el resultado de una enfermedad del sistema nervioso es sencillo descubrir su origen principal. Entre las enfermedades que pueden dervivar en la presencia de la catalepsia se encuentran la esquizofrenia, la apnea del sueño, la epilepsia, el Parkinson, la depresión, la absitencia de cocaína, el choque emocional o incluso la obesidad. En raras ocasiones los cuadros de emociones extremas o intensas pueden producir catalepsia.

Pero este no es la única causa de tal trastorno. También existe la posibilidad de que la catalepsia aparezca como un efecto secundario de algunos fármacos utilizados, principalmente, para tratar trastornos piscóticos como la esquizofrenía, como los antipsicóticos o el haloperidol.

Como hemos apuntado, la absitencia de cocaína también puede presentar catalepsias, sobre todo a aquellas personas que se están sometiendo a un tratamiento de rehabilitación de drogas u otras sustancias dañinas. El síndrome de abstinencia, en general, puede ser una causa de catalepsia por el grado de ansiedad extremo que provoca en el paciente.

Aunque se dan con menos frecuencia, existen condiciones que pueden propiciar la aparición de episodios de catalepsia. Son los casos de obesidad mórvida, apnea del sueño o la depresión. Los shocks post-traumáticos también pueden ser una vía de aparición de este trastorno del sistema nervioso.  Y por último, aunque no menos importante, la catalepsia puede ser un efecto secundario de septoplastia, es decir, una intervención quirúrgica que pretende enderezar el tabique nasal.

Te recomendamos leer este artículo:  Chikungunya - Virus

Síntomas

La catalepsia no es una enfermedad en sí misma, por lo que los síntomas que produce no solo se aprecian durante el episodio, sino que también pueden presentarse antes. Generalmente, previamente a desarrollar una catalepsia, el paciente se encuentra inmerso en un cuadro de ansiedad, así como de cansancio y suele notar un fuerte dolor en la espalda.

Es importante conocer los síntomas de la catalepsia en sí, dado que es muy fácil pensar que la persona ha fallecido, dependiendo de la severidad del episodio, es por ello que durante mucho tiempo se ha conocido a este trastorno como muerte aparente. Los síntomas más destacados que se observan son:

  • Rigidez muscular.
  • Palidez de la piel.
  • Reducción o déficit de respuestas a estimulos visuales.
  • Pérdida de la sensibilidad al dolor.
  • Pérdida parcial o total del control de los músculos.
  • Inmovilidad corporal.
  • Funciones vitales corporales lentas, sobre todo respiración y ritmo cardíaco.
  • Flexibilidad cérea: cuando mueves un miembro del cuerpo se queda inmóvil en dicha posición sin necesidad de sostenerlo.

La ansiedad, la fatiga o el dolor de las extremidades son también síntomas que puede experimentar el cataléptico, antes o después de padecer un episodio de catalepsia.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de catalepsia es fácil, dado que no se trata de una enfermedad en sí misma, sino que es la consecuencia de otros trastornos. El historial médico y los exámenes irán dirigidas directamente a conocer la enfermedad del paciente que ha originado la aparición de catalepsia. Las pruebas que se suelen realizar después de vivir un episodio de catalepsia es el electrocardiograma o electroencefalograma, sobre todo si el trastorno se ha prolongado en el tiempo. Lo más importante, a priori, es descartar la muerte del paciente, comprobando que realmente sus órganos se encuentran en vida.

En cuanto al tratamiento, cabe decir que no existe uno determinado para la cura de estos episodios. Lo que se debe determinar es la causa original que han causado los episodios de catalepsia, con el fin de mejorar el estado del paciente. También se busca disminuir el efecto de esta patología, por lo que el tratamiento generalmente se enfoca en mejorar las causas neurológicas que han desencadenado el trastorno.

Generalmente, el médico preescribirá relajantes musculares para deshacer la rigidez muscular, además de ser un remedio eficaz en caso de que la catalepsia haya sido producida por una enfermedad nerviosa como el Parkinson. Asimismo, también es recurrente la receta de antipsicóticos en el caso de que el paciente esté sometido a psicoterapia.

En caso de que la catalepsia sea causada por emociones extremas o síndromes de abstinencia, los episodios acabarán por desaparecer por sí mismos a la que se recupere la estabilidad emocional. No obstante, recuerde que los efectos de la patología pueden durar incluso semanas.

Los controles médicos en caso de padecer enfermedades que afectan al sistema nervioso, así como tratamientos de rehabilitación, depresión u otros factores que puedan afectar las emociones, son imprescindibles para poder reconocer y trabajar contra la aparición de catalepsias.

Dejar un comentario