Ascitis

0

La ascitis es una acumulación anormal de líquido (generalmente de un color amarillo pálido y claro) que se acumula en la cavidad abdominal o peritoneal.

Síntomas

Los síntomas de la ascitis pueden variar y aparecer de forma lenta o repentina, dependiendo de la causa. Por ejemplo, mientras que la ascitis suele ser indolora si es causada por la enfermedad hepática, los pacientes con ascitis causada por cáncer experimentan un dolor significativo.

Aunque los síntomas no siempre son un signo de emergencia médica, debe de consultar a su médico si experimenta:

Causas de la ascitis

Existe una variedad de enfermedades que pueden causar que el líquido se acumule en esa zona, por lo que las causas de las ascitis varían considerablemente. No obstante, la causa más frecuente se produce debido a una deficiencia en el funcionamiento del hígado.

Causas frecuentes

  • Padecer una enfermedad hepática.
  • Tener alguna cicatriz en el hígado.
  • La cirrosis.
  • Hepatitis B o C.
  • Un historial alcohólico.

Otras causas menos frecuentes

  • Cáncer de ovario, páncreas, hígado o endometrio.
  • Síndrome de Budd-Chiari.
  • Insuficiencia cardíaca o renal.
  • Pancreatitis.
  • Tuberculosis.
  • Hipotiroidismo.

Prevención

Aunque no se puede prevenir la ascitis, si se puede reducir el riesgo de padecer esta condición protegiendo a su hígado con los siguientes hábitos:

  • Beber alcohol con moderación.
  • Vacunarse contra la hepatitis B.
  • Ser consciente de los posibles efectos secundarios (daño hepático) de algunos medicamentos.

Tratamiento

El método de tratamiento depende de la causa, la rapidez con la que se ha acumulado el líquido, si su ascitis es un problema recurrente o aislado, y de la gravedad de los síntomas.

Algunos de los métodos de tratamiento más frecuentemente recomendados por los médicos incluyen:

  • Disminución de sal en la dieta.
  • Utilización de diuréticos y otros fármacos.
  • Control del peso corporal.
  • Paracentesis. Procedimiento por el cual se utiliza una aguja fina y larga para eliminar el exceso de líquido.
  • La derivación portosistémica intrahepática transyugular. Es un procedimiento quirúrgico cada vez menos utilizado por su alta tasa de complicaciones.
  • Si la ascitis no responde a ningún otro tratamiento, su médico podría recomendar un transplante de hígado. Suele emplearse en la fase terminal de la enfermedad hepática.
Compartir.

Dejar un comentario