Anosmia

Perder el sentido del olfato se conoce, médicamente, como anosmia. Esta afección otorrinolaringológica puede considerarse en sí misma un problema o bien ser un síntoma de otra enfermedad subyacente. Asimismo, puede tratarse de algo temporal y excepcional, como cuando se tiene la nariz tapada, o bien ser de carácter permanente.

A continuación, te hablamos de la anosmia, de su tipología, sus causas, sus síntomas y su posible tratamiento.

Qué es la anosmia

Se conoce como anosmia a la pérdida del sentido del olfato. Este trastorno otorrinolaringológico puede deberse a una alteración en el recorrido del olfato, es decir, en el sistema de transmisión de impulsos nerviosos de las sensaciones olfativas que se produce de la nariz al cerebro.

La anosmia puede ser de carácter temporal, siendo una situación excepcional como tener la nariz tapada a causa de un resfriado, o bien ser permanente. En este sentido, debes saber que existen muchas personas que tienen un sentido olfativo reducido o, incluso, completamente nulo. A este hecho se le llama hiposmia, es decir, los afectados son capaces de oler ciertos aromas, pero no todos. Además de la hiposmia, existen otras condiciones relacionadas directamente con la anosmia como:

  • Hiperosmia o sentido del olfato muy sensible
  • Fantosmia o detectar olores por defecto, como si se tratara de una alucinación olfativa
  • Parosmia o detección de olores desagradables aún cuando estos son neutros

El olfato es uno de los sentidos más importantes para nuestro desarrollo, por lo que cualquier alteración o trastorno que este pueda sufrir, está recogido por la anosmia o pérdida del sentido del olfato de manera total o parcial, temporal o permanente.

Cómo afecta a tu vida la anosmia

Como hemos apuntado con anterioridad, el olfato es uno de los sentidos básicos, por lo que la pérdida olfativa o anosmia puede afectar directamente al desarrollo humano. El olfato está directamente relacionado con el sentido del gusto, por lo que si, por ejemplo, no puedes oler bien el aroma de la comida probablemente no podrás, tampoco, saborearla. Aunque parezca algo simple, esto puede conducir a una mala alimentación, pérdida de peso o déficit de nutrientes.

Por otro lado, la anosmia puede también afectar directamente el estado de ánimo de las personas. Existen ciertos aromas que se asocian con la alegría, como la comida o las flores, por lo que la pérdida de la sensibilidad olfativa puede llegar a producir entristecimiento o, incluso, depresión.

Por último, no hay que obviar que el olfato también puede convertirse en un sistema de alerta o alarma. No oler adecuadamente podría ser peligroso, por ejemplo, al no distinguir que se ha producido una fuga de gas o que huele a humo porque se ha producido un incendio.

Estos son algunos de los ejemplos de cómo la anosmia puede afectar a la vida cotidiana de cualquier persona, por banal que parezca.

Causas

Los sentido se van atrofiando a medida que pasan los años, especialmente el del gusto y el del olfato. No obstante, la anosmia se puede producir a cualquier edad, principalmente, por haber sufrido alguna lesión o algún problema de salud relacionado.

Las causas de la anosmia son variadas, dado que en muchas ocasiones se trata de un problema temporal que desaparece cuando el problema de salud que ha afectado al olfato puntualmente desaparece, como un resfriado o una gripe. No obstante, la anosmia puede alargarse en el tiempo debido a causas más graves, como el bloqueo de la nariz provocada por un tumor. En estos casos, se requiere una atención médica mucho más específica.

Te recomendamos leer este artículo:  Afta Bucal (Llaga)

Con todo esto, las causas más comunes que producen anosmia se resumen en:

  • Resfriados o catarros
  • Sinusitis
  • Alergias estacionales
  • Lesiones en la cabeza
  • Problemas cerebrales tales como accidentes cardiovasculares, Alzheimer o tumores
  • Fumar excesivamente
  • Consumo de algunos medicamentos

Síntomas

El principal y único síntoma que produce la anosmia es la pérdida total o parcial del olfato, así como la alteración a la hora de oler ciertas cosas. Es común que ciertos objetos o aromas familiares empiecen a carecer de olor o este se vaya haciendo irreconocible por la persona que sufre anosmia.

Se trata de una afección indolora que puede tener más síntomas si está acompañada de una enfermedad subyacente como en el caso del catarro. En este sentido, la persona notará como una cierta congestión nasal y no podrá percibir los olores correctamente.

Diagnóstico y tratamiento

Durante los catarros, los refriados, las gripes o las alergias es habitual desarrollar una anosmia temporal. No obstante, en caso de que experimentes una pérdida de olfato que no se pueda atribuir a estas causas y que dure más de dos semanas, es necesario informar a tu médico de esta situación. Para diagnosticar las causas de la anosmia se explorará la nariz desde su interior, para observar si existe la presencia de un pólipo o un crecimiento anormal que esté afectando directamente a tu capacidad olfativa. También, durante la exploración se comprobará la presencia de alguna infección. En casos en los que el otorrinolaringólogo no vea claramente qué puede estar provocando la anosmia permanente, podrá llevar a cabo una tomografía computarizada para obtener una mejor visión del interior de la nariz y determinar su diagnóstico.

El tratamiento de la anosmia también dependerá directamente de la causa que la haya originado. En caso de que la congestión se deba a enfermedades menores como una gripe, un catarro, un resfriado o una alergia el problema desaparecerá por sí solo cuando te recuperes de la enfermedad. No obstante, se pueden usar descongestionantes bajo receta médica para que te ayuden a abrir las fosas nasales y permitirte respirar mejor.

En caso de que la congestión o la anosmia empeore o no desaparezca una vez haya desaparecido el resfriado, el tratamiento será prescrito por el médico. En este sentido, las situaciones pueden ser variadas:

  • Puede que el problema sea fruto de una infección y, en ese caso, deberás recurrir a los antibióticos.
  • En el caso de que haya un pólipo en la nariz, puede requerirse la cirugía para eliminar la obstrucción y recuperar la sensibilidad olfativa por completo.
  • En caso de que sea un medicamento el que esté alterando tu sentido del olfato, deberás hablar con tu médico a fin de que te recomiende otro tratamiento que no altere tus capacidades olfativas.
  • Si la anosmia se ha producido por tabaquismo, lo más recomendable es dejar de fumar.
  • En caso de que la edad y el envejecimiento sean la causa principal de la anosmia, puede que el problema sea intratable.

En caso de dudas, consulta siempre con tu médico, sobre todo si estás pensando en dejar de tomar o consumir, por ti mismo, algún medicamento. Siempre deberá ser supervisado por el especialista.

Podría interesarte leer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close