Té rojo

El té rojo o Pu erh tiene su origen en China

Si buscas una bebida que aporte una buena y variada cantidad de propiedades y beneficios, esa es sin duda el té rojo. Se trata de un té muy similar al té verde, y en menor medida al té negro, y también es una de las plantas medicinales con más recorrido desde la antigüedad ya que los beneficios que aporta al organismo son muy interesantes.

Si el objetivo es prevenir enfermedades y mantener una buena salud, puedes cuidarte de forma natural a través de esta planta curativa. A continuación, te lo contamos todo acerca del té rojo, desde sus propiedades nutricionales y medicinales, hasta sus efectos y sus escasas contraindicaciones. Conócelo todo sobre el té rojo.

Origen y procedencia

La camellia sinensis, conocida popularmente como té rojo o Pu erh, tiene su origen en China, aunque actualmente es una bebida que ha extendido su consumo a nivel global y que puede encontrarse en cualquier parte del mundo. Se trata de una planta medicinal con similitudes al té verde y negro, aunque aporta unos beneficios para la salud distintos debido a sus propiedades y su composición.

Para obtener té rojo tan solo es necesario fermentar el té verde en barricas durante un tiempo, un proceso del que provienen la mayor parte de sus grandes cualidades. El té rojo se ha convertido en un gran aliado para mantenerse en un estado saludable. Para proveerte completamente de sus efectos positivos, deberás consumir por lo menos unas tres tazas de té rojo al día.

Propiedades y beneficios

Prevenir enfermedades y mantener el organismo en buena salud son los primeros objetivos que tiene el té rojo, por ello su consumo tradicional en China, donde se origina la planta, es tan importante. El té rojo es rico en vitaminas B, C y D y además contiene una gran variedad de minerales como potasio, magnesio, zinc, o flúor. Por si fuera poco, este té aporta a nuestro organismo una buena cantidad de fibra, teofilina y polifenoles, sin olvidar la cafeína que también está presente en su composición, aunque en menor medida que en el té verde.

Con estos valores nutricionales, el té rojo es capaz de actuar de manera positiva en diferentes ámbitos, ya que sus propiedades son variadas. Las más destacadas son:

  • Antihestamínicas
  • Depurativas
  • Digestivas
  • Antioxidantes
  • Estimulantes
  • Inmunoestimulantes
  • Hepatoprotectoras
  • Hipotensoras
  • Hipouriceminantes
  • Hipocolesteromiante

Con todas estas propiedades medicinales que se reúnen en el té rojo, es evidente que los beneficios que aporta esta bebida son variados y permiten mantener una buena salud a todos aquellos que lo toman. Los principales beneficios del té rojo son:

  • Activa el metabolismo.
  • Ayuda a perder peso gracias a su poder termogénico, que permite quemar grasas rápidamente y activar el buen funcionamiento del hígado, evitando el hígado graso.
  • Mejora las digestiones regulando la función intestinal y estimulando la producción de ácido gástrico que permite generar sales biliares positivas para la digestión.
  • Combate los daños producidos por radicales libres gracias a su poder antioxidante.
  • Reduce los niveles de colesterol malo en sangre y los niveles de triglicéridos (está indicado para prevenir y tratar las dislipemias).
  • Combate la retención de líquido.
  • Elimina toxinas.
  • Depura el organismo y contribuye a mantener en buen estado órganos como el hígado, los riñones o los intestinos.
  • Ayuda a combatir las infecciones de orina.
  • Ayuda a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • Disminuye la tensión arterial.
  • Estimula las funciones cognitivas y el rendimiento intelectual.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Su consumo refuerza el sistema inmunológico.
  • Inhibe la liberación de histamina.
  • Es perfecto para tratar casos de gota o de ácido úrico alto.
Te recomendamos leer este artículo:  Caléndula

Contraindicaciones del té rojo

El té rojo, como la mayoría de plantas medicinales, cuenta con algunas, aunque escasas, contraindicaciones. Las situaciones en las que es recomendable evitar su consumo son:

  • Embarazo y periodo de lactancia, dado que las mujeres que se encuentran en estas etapas son mucho más propensas a sufrir cambios bruscos de tensión arterial y pueden aumentar el riesgo de padecer preclampsia.
  • No está recomendado para personas que sufran de hipertensión, puesto que contiene teína, un estimulante del sistema nervioso central que aumenta la presión sanguínea. En estos casos debe consumirse con mucha moderación y precaución.
  • Deben evitarlo los pacientes de anemia ferropénica, dado que el té rojo puede afectar a la absorción de hierro.

Asimismo, es importante destacar que el té rojo debe consumirse con moderación, dado que puede alterar algunas funciones del organismo si se toma en exceso. Asimismo, no se recomienda tomarlo por la noche puesto que su contenido en cafeína podría producir insominio o agitación.

Consumir té rojo

Aunque lo más habitual a la hora de consumir té rojo son las infusiones de sus hojas, hoy en día se pueden recurrir a los suplementos de té rojo que se venden en cápsulas en tiendas naturistas o farmacias. A continuación, te presentamos las mejores formas de beneficiarte de sus propiedades:

  • Infusiones. Puedes preparar el té de forma tradicional mediante sus hebras. Ésta es la mejor forma de conservar el sabor del té rojo y a la vez adquirir sus propiedades. No obstante, puedes apostar por una alternativa mucho más práctica de consumir el té rojo y preparar el té, mediante las bolsas o saquitos preparados.
  • Cápsulas. Las pastillas de té rojo son una forma práctica y sencilla de aprovechar las propiedades que te ofrece el Pu erh. Es una buena opción si no eres un amante del té o las infusiones o cuando no tienes mucho tiempo para prepararlo.

Te recomendamos leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close