Recomendaciones de la OMS ante el consumo de sal diaria

0

La Organización Mundial de la Salud (OMS) suele establecer ciertas recomendaciones ante la ingesta de algunos nutrientes que, en dosis apropiadas son muy positivos para la salud. Si el pasado año los responsables de esta organización consideraron que era necesario reducir a la mitad la ingesta diaria de azúcares añadidos, ahora vuelven a hacer hincapié en las recomendaciones sobre el consumo de sal al día.

La OMS establece que la ingesta de sal diaria no debería superar los cinco gramos. Esta cantidad correspondería a un total de dos gramos de sodio cada día. Para poder saber cuánto son 5 gramos de sal, sin necesidad de realizar medidas complicadas, simplemente habría que rellenar de este condimento una cucharadita de café. Esta cantidad es la que se debería de repartir a lo largo de la dieta diaria.

Según la Organización Mundial de la Salud, la principal causa de muerte a nivel internacional son las enfermedades cardiovasculares. Además, la hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo más comunes en un buen número de enfermedades. Cabe destacar que la ingesta excesiva de sodio está directamente relacionada con la hipertensión. La sal convencional es una fuente rica en cloruro de sodio. De ahí la importancia de limitar su consumo diario para prevenir la aparición de ciertas patologías asociadas a un exceso del mismo.

5 gramos es el consumo de sal diaria recomendado

Diferentes estudios han demostrado que en España se ingieren algo más de 9,5 gramos de sal cada día. Estos datos duplican las recomendaciones de la OMS ante el consumo de sal. Por ello, los expertos en Nutrición y Seguridad Alimentaria advierten de las necesidades de limitar el uso de este condimento. De esta forma se estará previniendo de manera efectiva y segura la aparición de enfermedades de origen cardiovascular, así como otras patologías como la osteoporosis o el cáncer.

Pese a todo esto, el consumo de sal es esencial para la dieta, ya que se trata del mayor aporte de sodio que existe. Aunque esto no significa que se deba abusar de este condimento.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) advierte que en España más del 85 % de la población consume más sal diaria que la dosis recomendada por la OMS. Según datos de AESAN el 20 % de toda la sal que se ingiere cada día se añade durante el cocinado y en la mesa. Pero, algo más del 70 % está presente en los alimentos procesados. Y aquí es donde radica el principal problema, ya que se trata de sal no visible. El pan, los platos preparados, los embutidos o los quesos, suelen contar con altos aportes en sal.

Hace unos años, La Unión Europea estableció un Plan Nacional de Reducción de Sal. España se adhirió a este propósito, que pretende conseguir que la industria alimentaria sea más clara en el etiquetado ante el uso del condimento en cuestión. Además, a través de este plan se intenta alertar a las empresas de alimentación para que reduzcan los niveles de sal de sus productos.

Cómo reducir la ingesta de sal

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición establece algunos consejos para limitar el consumo de sal en la dieta diaria:

  • Utilizar especias y otros condimentos a modo de sazonador.
  • Durante el cocinado evitar añadir sal al guiso, para hacerlo cuando se prueba el plato.
  • Evitar productos con un aporte elevado en sal y recurrir a aquellos que cuentan con un etiquetado en el que se indica que son bajos en sal.
  • Limitar la ingesta de alimentos ricos en sal.
Compartir.

Dejar un comentario