Falsos mitos a la hora de prevenir el dolor de espalda

Entre las dolencias más comunes, los dolores de cuello y espalda son los más frecuentes. Causados por múltiples motivos: malas posturas, patologías asociadas, uso de calzado inadecuado, estrés laboral, ritmo de vida acelerado, etc. Se estima que el 80% de la población de España padece o padecerá a lo largo de su vida algún dolor de espalda.

Los dolores de cuello y espalda pueden ser catalogados como agudos, cuando duran menos de 6 semanas, y crónicos, cuando su duración excede de los 3 meses. En ambos casos es necesario acudir al especialista, ya que será él quien, tras realizar diversas pruebas al paciente, determine el tratamiento más adecuado a sus necesidades. Las causas pueden ser tan variadas que el tratamiento dependerá del origen del dolor.

El reposo en la cama es contraproducente

Siempre se ha aconsejado, hasta los propios especialistas médicos, que cuando se produce un episodio de dolor intenso es recomendable reposar en la cama para aliviarlo. Con la evolución de las investigaciones en este campo, se ha descubierto que no sólo el reposo no aliviará el dolor, sino que incluso puede ser contraproducente. Es decir, el reposo en la cama cuando duele la espalda es un falso mito preventivo. El motivo, que al descansar se pierde masa muscular y eso contribuye a que la sensación de dolor se alargue aún más.

Esto es lo que mantiene el prestigioso Doctor Francisco Kovacks, responsable de la Unidad de Espalda del Hospital Universitario HLA-Moncloa, uno de los principales investigadores españoles de los dolores de cuello y espalda, y toda una eminencia en la materia.

El Dr. Kovacks, ha explicado recientemente en una entrevista en el Diario “El Mundo”, que el reposo en la cama además de hacer que se pierda tono muscular, reduce el riego sanguíneo, lo que prolongará el dolor.

¿La solución ante el dolor de espalda?

El especialista recomienda ante un episodio de dolor de espalda, realizar justo lo contrario a lo que se viene haciendo habitualmente, es decir, no descansar sino mantener la actividad física. No se trata de realizar un ejercicio físico más allá de lo que se puede aguantar, ni de forzar la maquinaria, sino de intentar no perder la movilidad y mantenerse activo en la medida de lo posible.

Lo mismo sucede con la utilización de colchones duros par apersonas con dolores frecuentes de cuello y espalda. Otro falso mito que se ha demostrado que no soluciona el problema.

Tratamientos y prevención del dolor de espalda

Existen múltiples tratamientos y técnicas para aliviar este tipo de dolores o hacer desaparecer la patología, pero siempre dependerá del origen del dolor y de la situación y circunstancias del paciente. Aunque la cirugía es una de las opciones más eficaces, ésta solo se utiliza en un 1% de los casos.

Por otro lado, existen nuevos tratamientos que se están demostrando efectivos, como la Neurorreflejoterapia, que bloquea los mecanismos neuroquímicos que alargan el dolor.

Pero sin duda alguna, hablando de prevención, lo primordial es la actividad física. Manteniendo una vida sana y un ejercicio físico adecuado a la edad, se mantendrán en forma los músculos. De  esta manera, los músculos estarán bien desarrollados y coordinados, lo que hará que el dolor de cuello y espalda no aparezca nunca y en el caso de hacerlo no sea de gran intensidad o duración.

Te recomendamos leer este artículo:  Científicos descubren un gen relacionado con la necesidad de hacer deporte

La higiene postural también es básica, sobre todo hoy en día en que, por motivos laborales, mucha gente se pasa horas, o bien sentada en una mala postura, o bien levantando peso de forma inadecuada.

Para más información, lea este artículo: https://tusintoma.com/vivir-bien-vivir-sin-dolor-de-espalda/

Etiquetas

Te recomendamos leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podría interesarte

Close
Close