Dificultades para comprar la vacuna de la meningitis B en España

0

España sigue estando rezagada en cuanto a la famosa vacuna de la meningitis B, conocida como Bexero. Desde que el gobierno español aprobara su venta al público, en septiembre de 2015, la demanda de esta vacuna por los padres españoles ha sido altísima. Esto ha imposibilitado que se haya podido satisfacer las necesidades del país, en este sentido.

A día de hoy, las farmacias españolas solo son capaces de satisfacer el 1 % de la demanda de la vacuna de la meningitis B. El problema radica, especialmente, en que este fármaco se aprobó en diversos países europeos en el año 2013. Por ello, los padres de otros lugares tuvieron acceso a la misma durante varios años. En España, sin embargo, la aprobación estatal llegó a finales de 2015, justo en el momento en el que Reino Unido incluyó la vacuna Bexero en su calendario de vacunación público. Este retraso en la aprobación ha hecho que los padres españoles acudan en masa a las farmacias para solicitar las dosis pertinentes para sus hijos.

Vacuna de la meningitis B: información importante

El meningococo es una potente bacteria que puede ocasionar infecciones sumamente graves. Pese a tratarse de una enfermedad de baja prevalencia, la gravedad de algunos casos hace que los padres quieran proteger a sus hijos. Entre los problemas que crea esta bacteria está la aparición de meningitis o sepsis. En el 20 % de los casos de meningitis B, las secuelas que quedan a los pacientes son muy graves y un 10 % muere durante la enfermedad.

Los niños y los adolescentes son el grupo poblacional con mayor riesgo de sufrir una infección por meningococo. No obstante, el año pasado en España solo se tuvo constancia de 160 casos de meningitis B. De ahí que no se incluya la vacuna en el calendario de vacunación nacional. La baja prevalencia de casos es lo que manda en esta situación. No obstante, los padres no están de acuerdo con lo que el Estado opina y por ello se han activado varias campañas de recogida de firmas a través de la plataforma Change.org. Incluso, la Asociación contra la Meningitis ha activado una de estas campañas para que los niños españoles sean vacunados a través del sistema público de salud.

Son muchas las familias de meningococo las que pueden ocasionar graves enfermedades. No obstante, en España, la meningitis B y C son las más frecuentes. La última está completamente controlada porque está incluida en el calendario de vacunación infantil.

La meningitis B se trata con antibióticos, pero, en ocasiones, su avance es rápido y puede desencadenar consecuencias fatales. Por ello, los pediatras españoles aseguran que la mejor prevención es la vacuna de la meningitis B y suelen recomendar a las familias inyectar las dosis necesarias a sus hijos.

Vacunas muy caras no financiadas

La vacuna de la meningitis B cuenta con un problema asociado, el precio. Cada dosis de Bexero cuesta 106 euros y los pediatras recomiendan hasta cuatro dosis para niños de entre 2 y 6 meses de edad. Esto supone un importante gasto para las familias españolas.

Tal y como asegura la Asociación contra la Meningitis, incluir estas vacunas en el programa de vacunación público de España evitaría el acceso desigual a la misma. De esta forma todos los niños tendrían las mismas garantías y protección frente a una enfermedad de graves consecuencias.

El laboratorio GKS es el único que desarrolla Bexero en el mundo y en estos momentos cuentan con déficits de producción por la inmensa demanda. El año pasado, el propio laboratorio desvió cerca de 30.000 dosis de la vacuna del mercado inglés y portugués a España. Pero, esto no ha sido suficiente para satisfacer las necesidades del país.

Listas de espera en farmacias

Los padres deben apuntarse en listas de espera que elaboran las propias farmacias y esperar a que lleguen las dosis deseadas. Los farmacéuticos indican que la vacuna de la meningitis B la reciben con cuentagotas.

Otro problema añadido es que son necesarias varias dosis para inmunizar a la población infantil. Los pediatras aconsejan cuatro dosis (en intervalos mínimos de dos meses) para los niños menores de 6 meses de edad; tres dosis, si el menor tiene entre 6 o 24 meses; y dos dosis para los mayores de dos años.

Por esto, los padres se enfrentan al problema de que tras inyectar la primera dosis luego no haya stock para continuar con las siguientes. Desde la Asociación contra la Meningitis se indica que el plazo de dos meses entre vacunas es la fecha mínima, pero no significa que la vacuna sea menos eficaz si transcurren algunos meses más. De esta forma esperan poder tranquilizar a la población, pero parece que resulta complicado conseguirlo.

En muchas ocasiones los padres piden a las farmacias más de una dosis para contar con todas las inyecciones necesarias y evitar los mencionados problemas. Pero, los expertos aseguran que la vacuna de la meningitis B solo es óptima durante 48 horas si no está debidamente conservada, en las condiciones de refrigeración establecidas.

Compartir.

Dejar un comentario