Sintrom

0

Uno de los anticoagulantes más conocidos popularmente es el sintrom. Aunque hay muchas personas que lo toman frecuentemente, este medicamento necesita un control médico exhaustivo, dado que puede tener múltiples efectos secundarios sobre nuestro organismo.

¿Qué es y para que sirve realmente este famoso anticoagulante? Si te estás haciendo esta y otras preguntas, has llegado a la página adecuada. En tuSíntoma encontrarás toda la información necesaria acerca del sintrom, un fármaco que principalmente ayuda a mantener la coagulación sanguínea bajo control. Descubre más, aquí.

Qué es el sintrom

El sintrom es un fármaco anticoagulante que tiene como objetivo mantener la coagulación sanguínea controlada. Se trata de un medicamento que consigue disolver la sangre, es decir, volverla más líquida para prevenir o proteger al organismo de posibles embolias o trombosis, aunque con un riesgo menor de hemorragia.

Se conoce como hemorragia a un sangrado interno o externo de una cantidad generalmente grande. Cuando se produce una hemorragia, el cuerpo responde creando un coágulo para detener este sangrado.

Coágulo

formación de un coágulo

Para entenderlo, debes saber que los coágulos sanguíneos se forman en la sangre debido a la fibrina, una proteína presente en la sangre, y las plaquetas. Con el sintrom lo que se consigue es inhibir la formación de la fibrina y, por ende, evitar que se forme un coágulo.

A día de hoy son muchas las personas que toman este fármaco o a las que se les realizan pruebas médicas específicas para comprobar su coagulación sanguínea. Es por ello que el sintrom no se administra en dosis fijas, sino que variará según el paciente al que, previo análisis, se le examinará cuan anticoagulada está su sangre.

La supervisión médica para tratamientos de sintrom es básica y fundamental para garantizar la salud del paciente que requiere de tal medicamento.

Usos del sintrom

  • El sintrom, como anticoagulante rey, básicamente se utiliza en pacientes con fibrilación articular dado que la presencia de arritmias aumenta la posibilidad de que se formen coágulos en el corazón.
  • Por otro lado, el sintrom es un medicamento utilizado ante la formación de trombosis venosas profundas – principalmente en las venas de las piernas – con el principal fin de intentar disolverlos y prevenir que éstos se muevan hasta los pulmones, órganos donde pueden producirse las embolias o infartos pulmonares.
  • Otro uso popular del sintrom es su prescripción en pacientes con prótesis valvulares metálicas, para evitar así la formación de caágulos sanguíneos en dichas prótesis.

Como hemos destacado, el sintrom se utiliza básicamente en todos aquellos pacientes que presentan un riesgo mayor o elevado de padecer o desarrollar embolias o trombosis. Las principales enfermedades que requieren un tratamiento médico a base de sintrom son:

  • Infarto de miocardio.
  • Fibrilación auricular.
  • Accidente isquémico transitorio.
  • Miocardiopatía dilatada.
  • Colocación de prótesis valvular cardíaca.
  • Trombofilia hereditaria.
  • Valvulopatías.
  • Tromboembolismo venoso.

Cómo tomar sintrom

El sintrom es un medicamento que debe administrarse siempre bajo supervisión médica. Es importante que se realicen análisis de sangre de manera periódica para observar cómo de anticoagulada está la sangre del paciente.

Recuerda que este fármaco no se administra mediante una dosis fija, sino que variará dependiendo del estado de la sangre de cada paciente.

Dicho control médico se lleva a cabo mediante el parámetro INR que se incluye en la analítica. Atendiendo a las variaciones de este, la coagulación será normal si el INR es bajo, por lo que en este caso la dosis del sintrom administrada al paciente debería aumentarse, pues no estaría siendo efectiva. En caso de que el INR sea alto, significará que la dosis de sintrom es excesiva, que la sangre está demasiado anticoagulada y que el riesgo a padecer hemorragias es más elevado.

Por todo ello, el control médico es fundamental durante la administración de sintrom, para evitar riesgos en cualquier sentido. Asimismo, es importante que el paciente avise a su doctor de cualquier otro fármaco que se esté tomando, incluso las bebidas alcohólicas que consume, dado que todo ello puede incidir en los efectos del sintrom.

Para tomar sintrom adecuadamente deberá seguir a raja tabla las indicaciones médicas. Durante el tratamiento, el doctor le otorgará una hoja, en la que se incluye el día, la dosis y el número de tomas, que deberá seguir como pauta.

El tratamiento se alternará con los controles médicos para garantizar la salud del paciente y la eficiencia de la administración de sintrom.

Efectos secundarios y contraindicaciones

El sintrom es un medicamento que requiere de controles médicos frecuentes. Como en muchos otros casos, cuenta con efectos secundarios que pueden provocar que el paciente sufra riesgos mayores.

Así, el principal efecto adverso que puede generar el consumo de este fármaco es la aparición de hemorragias. Aunque generalmente son leves (aparecen por la nariz, las encías, orina incluso en las heces), pueden llegar a ser más graves. Este es uno de los motivos principales por el que los médicos recomiendan un control exhaustivo y rutinario de los índices de INR en sangre, a fin de recalcular las dosis de sintrom y evitar hemorragias.

Asimismo, pueden darse otros efectos secundarios, aunque tienen una mayor presencia, como la reacción alérgia, aparición de hematomas u ojos amarillentos. En caso de realizar alguna dieta, será imprescindible consultarlo previamente con su médico, dado que algunos alimentos pueden modificar la eficacia del sintrom.

En cuanto a las contraindicaciones, debes tener cuidado con la alimentación y se desaconseja tanto fumar como consumir bebidas alcohólicas durante el tratamiento. Tampoco es recomendable el sintrom en mujeres embarazadas ya que la anticoagulación podría poner en riesgo al feto. Al ser un fármaco bajo prescipción médica, será él quien le de las pautas necesarias para poder llevar a cabo el tratamiento de sintrom adecuadamente.

En caso de dudas, consulte siempre a su doctor.

Compartir.

Dejar un comentario