Peeling

Técnica de exfoliación para el cuidado de la piel

El peeling facial es una de las mejores técnicas de exfoliación que pueden realizarse en un centro médico – estético. Mediante este método, conseguirás eliminar manchas o marcas cutáneas y, además, rejuvenecer tu rostro, dejando tu piel más suave y luminosa.

A continuación, te lo contamos todo sobre el peeling facial, los tipos que existen y los beneficios que le otorga a tu piel. Resultados visibles en poco tiempo.

Qué es el peeling

El peeling es una técnica de exfoliación o descamación. Su nombre procede del inglés to peel que significa pelar o decapar. Básicamente, este tratamiento estético consiste en aplicar sustancias sobre la piel que permitan eliminar todas aquellas células muertas que se encuentran sobre la superficie cutánea. De este modo, se logra eliminar las capas superficiales de la piel, mejorando su apariencia y renovando las células que la componen.

Para qué sirve

Los centros de estética y la cosmética en general, utilizan los peelings para lograr una renovación celular acelerada de las capas superficiales de la piel. Es un tratamiento que puede realizarse en cualquier momento y que tiene dos objetivos fundamentales:

  • Acelerar el proceso natural de renovación de las células que componen la piel. Para ello se utilizan sustancias concentradas que ayudan a eliminar las células muertas que se encuentran en la superficie de la piel de forma rápida.
  • Llevar a cabo un tratamiento de manchas o marcas provocadas por factores hormonales, como las terapias, la ingesta de anticonceptivos o el embarazo. Todas ellas pueden alterar el melanocito encargado de fabricar melanina, provocando irregularidades en la piel llamadas melasmas.

Tipos de peeling

Existen diferentes tipos de peeling, dependiendo de la profundidad de se categorizan en superficial, medio y profundo y según la técnica que se haya utilizado para llevar a cabo el tratamiento se clasifican en:

  • Peeling físico: se pretende disminuir la capa más superficial de la piel mediante la aplicación de un agente físico.
  • Peeling químico: se utilizan productos químicos, generalmente ácidos, para la realización del peeling.
  • Peeling mecánico: se trabaja con cepillos, rodillos o lijas con micropárticulas como cristales o piedras para llevar a cabo el tratamiento. La dermoabrasión es el peeling mecánico más común y utilizado.

Para conseguir que el peeling sea efectivo se deberán realizar sesiones de unos 30 minutos de duración. La cantidad de sesiones variará teniendo en cuenta el tratamiento que se está utilizado, la patología que se desea tratar (arrugas, manchas, cicatrices…) así como las propias características del paciente. Eso sí, entre sesión y sesión deberá pasar, como mínimo, una semana a fin de que la piel se recupere antes de volver a trabajarla.

Como se realiza el peeling

  1. Para que el peeling sea completamente eficaz y elimine todas las células muertas de la piel, debe realizarse con la piel limpia.
  2. A continuación, se aplica la solución, mascarilla u otro agente físico, dependiendo del tipo de peeling, en la zona que se desea tratar. Por ejemplo, en caso de que sea una mascarilla, deberás dejar actuar al producto durante un tiempo determinado, siempre prescrito por el médico o el propio cosmético, antes de retirarlo.
  3. El tiempo de exposición del producto utilizado para este tratamiento facial dependerá del estado de la piel del paciente. Por ello, es importante visitar a un dermatólogo a fin de comprobar los problemas cutáneos y encontrar las mejores soluciones, de este modo minimizarás riesgos.

Beneficios del peeling

El peeling es un tratamiento que contribuye a la salud y cuidado de la piel. De hecho, es un tratamiento que transforma la piel de forma radical, promoviendo su imagen saludable, devolviéndole el brillo, la firmeza y la elasticidad, suavizando las arrugas, aclarando manchas, mejorando el tono de la piel y disminuyendo tanto poros dilatados como acné. Entre sus beneficios cabe destacar:

  • Acelera la renovación celular trabajando a niveles superficiales, medios o profundos, dependiendo del tratamiento
  • Aumenta la producción de colágeno
  • Ayuda a eliminar manchas
  • Permite tratar cicatrices, estrías y acné, generando nueva piel en estas zonas
  • Mejora la textura de la piel
  • Disminuye la cantidad de poros dilatados
  • Permite recuperar la luminosidad de la piel
  • Logra un efecto tensor, lo cual permite reducir el número, el tamaño y la profundidad de las arrugas
Te recomendamos leer este artículo:  Manchas en la cara (piel)

Resultados

Los resultados de un peeling, siempre tendrán que ver tanto con los pacientes y la salud de su piel, como de la profundidad y/o agresividad del tratamiento realizado. No obstante, en la mayoría de los casos se logrará mejorar la apariencia de la piel, aportándole una textura más juvenil y uniformando la coloración y el tono de ésta. La diferencia de la piel pre y post tratamiento es bastante notable. Según el peeling los resultados serán los siguientes:

  • Si se realizada una exfoliación química profunda, se mejorará la apariencia de todas aquellas áreas más dramáticas. No obstante, la recuperación será de varios meses y deberás protegerte mucho del sol para minimizar riesgos y evitar cambios en la coloración de la piel.
  • Con el peeling químico medio, la piel se notará más suave después del tratamiento. Los resultados son casi inmediatos, aunque hay que evitar el sol durante unos meses.
  • La exfoliación química suave mejorará tanto la textura como el tono de la piel y disminuirá las arrugas finas. Los resultados son sutiles al principio, pero con diversas sesiones de peeling aumentarán en el futuro. Después de realizar este tipo de peeling es importante evitar el sol hasta que la piel se recupere en el área tratada.

Riesgos

Cuanto más profundo es el peeling, más aumentará el riesgo de padecer alguna complicación o efecto secundario, sobre todo por el uso de químicos agresivos con la piel. Entre los riesgos que pueden conllevar los peelings más agresivos destacan:

  • Enrojecimiento (eritema). Puede aparecer después de un peeling químico profundo o si se tiene una piel sensible. Dependiendo de la gravedad del eritema el enrojecimiento desaparecerá en semanas o meses.
  • Hinchazón (edema), sobre todo alrededor de los ojos.
  • Cambios en la tonalidad de la piel. Puede producirse un oscurecimiento de ciertas áreas (hiperpigmentación), generalmente ocasionados por peelings suaves, o la aclaración de otras zonas (hipoperpigmentación), principalmente causados por peelings profundos.
  • Costras y escamas. Pueden aparecer durante el periodo de recuperación. Se caen por sí solas.
  • Reacciones alérgicas a la sustancias químicas utilizadas para realizar el peeling.
  • Cicatrización. No es muy común, pero en algunas ocasiones el peeling químico podría provocar la aparición de cicatrices en la parte inferior de la cara.
  • Infección. Si has tenido anteriormente herpes puedes ser más propenso a desarrollar una infección posterior al peeling.
  • Sensibilidad a la luz solar. El aumento de la sensibilidad es importante, dado que se exfolia la capa protectora de la piel. Hay que tener sumo cuidado y alejarse de la exposición solar durante un tiempo.

Recuerda consultar con médicos y expertos antes de realizar un peeling. Es importante ajustarte a tu tipo de piel a fin de minimizar riesgos y evitar efectos secundarios.

Podría interesarte leer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Close