Maniobra de Heimlich

Maniobra de emergencia en caso de atragantamiento

Una de las técnicas de primeros auxilios más conocidas es la maniobra de Heimlich. Se trata de un procedimiento de emergencia que permite tratar a las víctimas de un atragantamiento. Gracias a esta maniobra, miles de personas salvan su vida año tras año.

El atragantamiento ocurre cuando un objeto extraño obstruye las vías respiratorias, impidiendo que el oxígeno llegue a los órganos correctamente. A continuación, te contamos qué es y cómo llevar a cabo la maniobra de Heimlich, una técnica simple que puede salvar una vida en pocos segundos.

Qué es el atragantamiento

Cuando un alimento o cualquier otro objeto extraño se atora en las vías respiratorias y las obstruye se está produciendo un atragantamiento. En consecuencia, la víctima se asfixia, es decir, el oxígeno no llega ni a pulmones ni a cerebro. La falta de oxígeno prolongada, durante más de 4 minutos, puede producir graves daños cerebrales e incluso la muerte. Por ello, tiene mucha importancia detectar y reconocer los síntomas de asfixia, a fin de poder llevar a cabo técnicas de primeras auxilios tales como la maniobra de Heimlich, que puede salvar una vida en tan solo unos segundos.

Existen métodos que pueden prevenir el atragantamiento. En el caso de los adultos, se pueden tomar las siguientes medidas preventivas:

  • Evitar la ingesta en exceso de alcohol antes y durante las comidas.
  • No reír ni hablar mientras se está masticando o tragando un alimento.
  • Masticar los alimentos lentamente, sobre todo si se utiliza una prótesis dental.
  • Cortar los alimentos en piezas pequeñas.

Asimismo, existen también algunas medidas que se pueden llevar a cabo a fin de evitar el atragantamiento en niños y bebés:

  • Evita que los niños corran, caminen o jueguen con alimentos o juguetes en la boca.
  • Mantén objetos pequeños (monedas, tachuelas, canicas…) lejos de su alcance, sobre todo para niños menores de 4 años.
  • Evita que los niños coman alimentos que puedan atorarse fácilmente en la garganta. Corta siempre la comida en trozos muy pequeños.
  • Supervisa la comida de los niños.
  • Evita que los hermanos mayores u otros niños le den al pequeño alimentos o juguetes peligrosos, no adecuados para su edad.

Qué es la maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich es la técnica de primeros auxilios adecuada para tratar casos de atragantamiento. Se trata de un método de compresión abdominal bajo el diafragma, que permite desbloquear la garganta favoreciendo el flujo de oxígeno.

Pero, ¿cuándo debe usarse la maniobra de Heimlich? Se recomienda utilizar esta maniobra en caso de atragantamiento por alimentos u otros objetos extraños, es decir, cuando las vías respiratorias de otra persona hayan sido obstruidas completamente. La manera de detectar cuál es el momento adecuado para llevar a cabo estos primeros auxilios, es observando los siguientes síntomas en la persona que se está atragantando:

  • Dificultad para hablar
  • Dificultad para respirar
  • Incapacidad para para toser
  • Respiración ruidosa
  • Color azulado, morado o gris en labios, uñas y rostro debido a la falta de oxígeno
  • Manos en la garganta (síntoma universal del ahogo)

La obstrucción de las vías respiratorias puede llegar a producir la pérdida de consciencia e incluso la muerte, si la asfixia se prolonga durante más de 4 minutos, aproximadamente. Por ello, es importante actuar rápidamente ante estos casos, a fin de poner a salvo a la persona. La maniobra de Heimlich es la única manera de despejar las vías respiratorias bloqueadas.

Cómo hacer la maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich consiste en realizar compresiones abdominales bajo el diafragma, con el fin de levantarlo, lo que obliga al aire a salir de los pulmones y crear una tos artificial. Esta tos es capaz de mover el aire a través de la tráquea y, así, se empuja y se expulsa el elemento extraño que está obstruyendo las vías respiratorias, a través de la boca.

Para realizar la maniobra de Heimlich adecuadamente, sigue los siguientes pasos:

  1. Asegúrate de que la persona está siendo víctima de ahogo. Aunque parece obvio es importante cerciorarse de que realmente se está sufriendo un atragantamiento. Verás que la dificultad por respirar y hablar será evidentente, así como su sentimiento de pánico o desesperación al ver que no puede respirar. Normalmente, las personas se llevan las manos a la garganta. La víctima no podrá responder preguntas, solo podrá asentir con la cabeza. Recuerda que las causas de la obstrucción de las vías respiratorias pueden ser diversas, desde un trozo de comida hasta una hinchazón interna a causa de una reacción alérgica o incluso una lesión en la garganta.
  2. Intenta tranquilizar a la víctima. Es un momento de mucha angustia, así que explícale que vas a ayudarlo a fin de intentar tranquilizarlo. Recuerda que en estos casos cada segundo que pasa es fundamental, así que después de practicar la maniobra de Heimlich llama directamente al servicio de emergencias. Si no estáis solos, pide que alguien llame mientras tu atiendes a la persona que se está ahogando.
  3. Levanta a la víctima. Para realizar la maniobra de Heimlich es importante que la víctima esté de pie, aunque si es una persona demasiado pesada para ti, puedes realizarla manteniéndolo sentado. Eso sí, el espacio debe ser suficiente como para poder realizar los movimientos de esta técnica de primeros auxilios.
  4. Golpes en la espalda. Antes de realizar los movimientos propios de la maniobra, da pequeños golpes en la espalda, entre los omóplatos, usando el talón de la mano. Si la situación no mejora, tendrás que pasar directamente a realizar la compresión abdominal. ¡Ojo! Nunca des golpes en la espalda a una persona que tiene tan solo una obstrucción parcial de las vías respiratorias, dado que se podría producir el efecto contrario: los golpes podrían mover el objeto extraño enclavando la obstrucción más profundamente.
  5. Colocación. Para realizar la maniobra de Heimlich, es importante colocarse justo detrás de la persona que se está ahogando y entreabrir las piernas. De este modo quedarás bien plantado en el suelo y esta posición de trípode te permitirá sostener adecuadamente a la víctima en caso de desmayo, estabilizarás rápidamente su caída. Abraza a la víctima por detrás, colocando tus manos alrededor del abdomen, formando un círculo. En esta posición, cierra tu mano más fuerte a modo de puño con el pulgar hacia arriba, para evitar dañar a la persona. Coloca el puño justo encima del ombligo de la víctima, debajo del esternón. Con tu otra mano, envuelve firmemente el puño.
  6. Realiza la maniobra de Heimlich. Cuando estés bien colocado, es hora de realizar la compresión abdominal. Tira con tus manos hacia adentro y hacia arriba, apretando el abdomen de la víctima. Los movimientos ascendentes tienen que ser rápidos y deberás utilizar bastante fuerza. El movimiento adecuado se asemeja a la letra J, como si trataras de levantar a la víctima sobre sus propios pies. En caso de que la víctima sea un niño, haz menos fuerza, dado que podrías dañarle. Para realizar correctamente la técnica de primeros auxilios, deberás llevar a cabo 5 compresiones abdominales rápidas. Repite la serie hasta que, por fin, el objeto que obstruye las vías respiratorias haya sido expulsado, solo así se habrá completado la maniobra con éxito. En caso de que la víctima llegue a desmayarse, detén al instante las compresiones.
  7. Recobrar la normalidad. Una vez se haya expulsado el objeto atorado en las vías respiratorias, mantente atento para comprobar que la víctima a recuperado la respiración normal. En caso de que no sea así, continúa con las compresiones.
  8. Pide ayuda. En caso de que seas incapaz de ayudar a la persona ahogada a eliminar el objeto atorado o esta se desmaya, cesa inmediatamente las compresiones y pide ayuda a emergencias médicas cuanto antes. Recuerda que el tiempo es fundamental para poder salvar a la víctima. Entre tanto, intenta liberarle las vías respiratorias, por ejemplo, controlando si puedes extraer algo de la boca que se vea a simple vista. Sobre todo, no te apartes de la víctima hasta que pueda recibir asistencia médica, dado que se encuentra en una situación de vida o muerte. En caso de que se complique mucho el atragantamiento, puedes iniciar la respiración artificial a fin de mantenerlo con vida.
Te recomendamos leer este artículo:  Investigadoras estudian cómo prevenir la depresión perinatal

Consejos y advertencias sobre la maniobra de Heimlich

Antes de realizar la maniobra de Heimlich, ten en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Aprender a realizarte a ti mismo la maniobra de Heimlich, también podría salvar tu propia vida.
  • Si la persona ahogada es una mujer embarazada o una persona que sufre obesidad, deberás modificar la técnica, colocando tus manos en el esternón y presionando fuerte en el pecho. Eso sí, en estos casos no se recomienda empujar hacia arriba.
  • En caso de que la víctima pueda toser, intenta que ella misma expulse el objeto atorado antes de proceder a la maniobra. En esos casos, la obstrucción es parcial y no es recomendable utilizar este técnica.
  • Si la víctima se desmaya, ayuda a colocarla sobre el suelo y cesa las compresiones.

Asimsimo, es importante atender a ciertas advertencias que te permitirán realizar una maniobra de Heimlich exitosa:

  • No golpees la espalda de la víctima si ésta está tosiendo, dado que se tratará de una obstrucción parcial.
  • El ahogo es una situación de vida o muerte, así que debes estar preparado para actuar rápidamente.
  • Si no sabes bien como actuar, el primer paso siempre será llamar a emergencias. Ellos pueden darte las instrucciones correctas mientras llegan.

Podría interesarte leer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close