¿Por qué el gluten solo afecta a los celíacos?

0

En los últimos años las dietas libres de gluten se han puesto de moda entre la población sana. Al popularizarse entre la sociedad que este cereal afecta negativamente a los celíacos, se entendió que también podía ser perjudicial para la población general. Tanto es así que, en solo dos años, la oferta de productos libres de este cereal se ha visto incrementada en más de un 130 %. Pero, el problema reside en que, según muestran varios estudios, el gluten solamente afecta a quienes padecen celiaquía y disminuir su ingesta en personas sanas podría dañar la salud.

La enfermedad celíaca afecta a más de 450.000 personas solo en España. Una de las principales características de esta patología autoinmune es que el afecto cuenta con intolerancia al gluten. El consumo de este cereal en celíacos provoca inflamación en el intestino delgado, pudiendo desencadenar otros problemas graves de salud, como enfermedades coronarias, anemia u osteoporosis. Al no existir tratamiento, la única forma de librarse de los daños de la celiaquía es eliminar el gluten de la dieta completamente.

Dietas sin gluten: una moda perjudicial

Varios estudios realizados durante décadas han demostrado que las dietas libres de gluten en personas no celíacas pueden ocasionar o incrementar el riesgo a padecer enfermedades como la diabetes tipo 2 o patologías coronarias y cardiovasculares. Por este motivo, los expertos recomiendan ingerir este cereal, presente sobre todo en el trigo, la cebada o el centeno, de forma normal.

Aumento del riesgo de diabetes tipo 2

Un estudio, llegado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, ha demostrado que las dietas sin gluten no son beneficiosas para personas sanas. Si bien es cierto que, en el caso de los celíacos, eliminar el cereal de la dieta les protegerá frente a la aparición de muchos problemas graves, en el resto de la población no tendría sentido limitar la ingesta del cereal.

Durante 30 años, los expertos analizaron a casi 200.000 personas, participantes en el estudio. De todos ellos, se detectaron casi 16.000 casos nuevos de diabetes. Para esclarecer la relación entre la enfermedad sistémica con la dieta, separaron a todas las personas estudiadas en cinco grupos. El hallazgo más esclarecedor fue que el riesgo a padecer diabetes tipo 2 se vio mermado, en un 13 %, en aquellos que consumían gluten sin reparos o restricciones.

Problemas cardiacos y enfermedades coronarias

Otro estudio americano, ofrece datos en la misma línea que el anterior. Pero, en esta ocasión, los investigadores detectaron un aumento de enfermedades coronarias en personas sanas que llevaban a cabo dietas libres de gluten o que limitaban la ingesta del cereal en cuestión. No obstante, en el caso de los celíacos, el gluten podría ser el causante de patologías cardiacas.

Limitar el consumo de gluten en personas sanas hace que llegue una menor cantidad de micronutrientes al organismo, generando una dieta pobre a nivel nutricional.

En este estudio, se analizaron las dietas de más de 100.000 participantes durante más de 20 años. Tras los datos iniciales apartaron de la investigación a celíacos, diabéticos, personas con enfermedades cardiovasculares, afectos de cáncer u otras patologías. De esta forma solamente se quedaron con los datos de personas completamente sanas.

Te recomendamos leer este artículo:  El tiempo nada tiene que ver con el dolor de huesos

Al buscar la relación de las dietas de estas personas con enfermedades de corazón, observaron que estas patologías eran mucho más elevadas en aquellos participantes que consumían menos gluten, bajando la prevalencia considerablemente, en personas que ingerían gluten de forma normal.

Por todo esto, los científicos responsables de estos estudios lanzan una alerta a nivel global. Hacen hincapié en que debería evitarse la promoción de dietas sin gluten para personas que no padecen celiaquía, ya que se ha comprobado que limitar la ingesta de este cereal daña considerablemente a personas sanas.

Dejar un comentario