Saltar al contenido
F

Fístulas

Una fístula es un agujero anormal que conecta dos órganos o vasos sanguíneos que generalmente no están unidos entre sí. Las fístulas se pueden desarrollar en distintas partes del cuerpo, como entre el intestino y la piel, entre la vagina y el recto, u otros.

Una fístula debe ser tratada, ya que en caso contrario puede provocar debilitamiento o causar complicaciones como daño en los nervios, infecciones, insuficiencia renal, etc.

Tipos de fístulas

  1. Fístulas del tracto urinario. Son aberturas anormales dentro de un órgano del tracto urinario o entre un órgano del tracto urinario y otro órgano.
    • Fístula vesicouterina. Es la localizada entre la vejiga y el útero.
    • Fístula vesicovaginal. Es la que se desarrolla entre la vejiga y la vagina.
    • Fístula uretrovaginal. Se encuentra entre la uretra y la vagina.
  2. Fístulas anales. Son conexiones anormales que se extienden entre el interior del ano (superficie epitelializada del canal anal), hacia algún lugar de la piel que lo rodea (piel perianal).
    • Fístula anorrectal. Ocurre entre el canal anal y la piel alrededor de la abertura anal.
    • Fístula rectovaginal. Cuando se genera un orificio entre el recto o el ano y la vagina de una mujer.
    • Fístula colovaginal. Se desarrolla entre el colon y la vagina.
  3. Otras fístulas
    1. La fístula arteriovenosa ocurre entre una arteria y una vena.
    2. La fístula enterocutánea o colocutánea ocurre entre el intestino delgado y la piel o el colon y la piel, respectivamente.

Las dos fístulas más frecuentes son la fístula rectovaginal o la fístula anorrectal

Fístula anorrectal

Síntomas

Los síntomas más frecuentes incluyen el enrojecimiento, dolor e hinchazón, aunque en ocasiones también puede generar fiebre, heces dolorosas o líquido maloliente que se filtra cerca de su ano.

Causas

La mayoría de las veces, la fístula anorrectal es causada por una infección que no se trató correctamente. En el interior del ano hay varias glándulas que producen fluidos. Si estos fluidos se obstruyen, puede producirse un absceso (una cavidad infectada) que irá creciendo hasta (frecuentemente) generar una abertura (fístula).

En raras ocasiones, la fístula anal también puede ser provocada por otras condiciones como enfermedades de transmisión sexual, enfermedad de Crohn, cáncer, o la tuberculosis.

Diagnóstico

Su médico puede diagnosticar una fístula simplemente examinando el área alrededor del ano. No obstante, en caso de que el agujero no sea visible, algunas pruebas como la anoscopia, una ecografía o una resonancia magnética del área anal pueden ser necesarias.

Tratamiento

La fístula anal puede ser tratada pero requiere cirugía. No obstante, este tipo de cirugía es sencilla y no requiere hospitalización.

Fístula rectovaginal

Síntomas

  • Problemas al ir al baño
  • Vagina maloliente
  • Infecciones vaginales
  • Dolor durante la actividad sexual
  • Dolor en la zona

Causas

La causa más común de la fístula rectovaginal son complicaciones durante el parto. Cuando una mujer tiene un parto complicado, el perineo puede desgarrarse o romperse, pudiendo provocar una fístula.

La enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la enfermedad inflamatoria intestinal, cirugías o la radiación para tratar el cáncer en estas zonas también pueden provocar fístulas rectovaginales.

Tratamiento

Como en el resto de tipos de fístulas, la mayoría de las personas deben de someterse a cirugía para tratar la fístula rectovaginal. No obstante, debe de tenerse en cuenta de que antes de iniciar este tratamiento la piel debe estar sana y no debe de haber ningún rastro de infección, por lo que el objetivo inicial será el de combatir cualquier resto de infección e inflamación en la zona.