Saltar al contenido
D

Dismenorrea

Dismenorrea

Dismenorrea es el término médico empleado para definir los dolores menstruales causados por las contracciones uterinas. Existen dos tipos de dismenorrea, y ambas tienen tratamiento. Ambos tipos de dismenorrea comparten el mismo síntoma principal (el dolor) y el área en el que se siente: caderas, parte baja de la espalda, o los muslos.

Dismenorrea primaria

Se conoce como dismenorrea primaria al dolor menstrual común y recurrente. Es decir, que no es causada por otras condiciones.

Generalmente, la dismenorrea primaria es cada vez menos dolorosa a medida que una mujer envejece, y puede desaparecer por completo una vez que una mujer haya dado a luz. Este dolor suele aparece unos días antes o cuando empieza el sangrado menstrual.

Síntomas

Los síntomas secundarios más comunes que acompañan a este tipo de dismenorrea son:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fatiga
  • Diarrea

Causas de la dismenorrea primaria

Como hemos señalado anteriormente, el dolor que produce la dismenorrea es causado por las contracciones uterinas. Estas contracciones hacen que el útero se tense y se relaje para permitir que la sangre salga del útero.

El revestimiento del útero libera sustancias químicas denominadas “protaglandinas” y cuanto más cantidad, más aumenta la fuerza de las contracciones. Por tanto, los niveles altos de prostaglandinas son la principal causa de dismenorrea primaria.

Dismenorrea segundaria

La dismenorrea segundaria en cambio, es causada por trastornos en los órganos reproductivos de la mujer. Es decir, que es causada por otras condiciones cómo la endometriosis, adenomiosis, fibromas uterinos, quistes o tumores, el uso del DIU (método anticonceptivo), la enfermedad pélvica inflamatoria (EIP) o infecciones.

Además de sus causas, este tipo de dismenorrea se diferencia de la dismenorrea primaria debido a que el dolor suele durar más, empezar antes, y no suele ir acompañado por los mismo síntomas segundarios.

¿Son normales los dolores menstruales?

Es importante señalar que tener calambres es común y normal durante los períodos. No obstante, si el dolor te impide realizar actividades cotidianas con normalidad o si el dolor no se reduce con medicamentos sin receta como el ibuprofeno, entonces debe de consultar a su médico para saber si está teniendo una dismenorrea primaria especialmente dolorosa (ocurre aproximadamente entre al 5 y al 15% de las mujeres) o si podría estar teniendo dismenorrea segundaria y, por tanto, padecer una condición subyacente.

Tratamiento

El tratamiento para combatir la dismenorrea se centra en reducir el dolor, su principal síntoma. No obstante, en la dismenorrea segundaria, el tratamiento también se centra en acabar con la condición subyacente que la provoca.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno o el naproxeno sódico son una buena opción para reducir el dolor. Se pueden tomar durante los primeros días de período o incluso unos días antes de que empiece cuando el dolor es muy molesto.

Las píldoras anticonceptivas así como otros tratamientos hormonales pueden recetarse ya que potencian el adelgazamiento del útero y, por tanto, reducen el flujo sanguíneo y los calambres. En ocasiones, su médico puede recomendarle estos tratamiento hormonales indefinidamente para evitar tener períodos.

Otros consejos

Existen algunos remedios caseros que han demostrado aliviar el dolor si padece dismenorrea.

  • El calor. Una de las mejores opciones son las almohadillas térmicas, que colocadas en la parte inferior del abdomen o zona lumbar ayudan a aliviar el síntoma del dolor. Evidentemente, compruebe que no aplica demasiado calor para evitar quemar su piel.
Al hacer clic en la imagen, podrá comprar una almohadilla térmica de muy buena calidad que recomendamos enormemente.
  • Los baños de agua caliente ayudan a aliviar los calambres.
  • Realizar ejercicios como caminar, ir en bicicleta o el yoga reducen el flujo sanguíneo y el dolor pélvico.
  • Descansar adecuadamente y evitar el estrés.
  • La acupuntura.
  • Evite fumar, beber alcohol y los alimentos que contengan cafeína.