Desprendimiento de retina

Separación de la retina de la pared ocular (su posición habitual)

En la mitad posterior del ojo se encuentra la retina, una capa o tejido que percibe la luz y se encarga de enviar imágenes al cerebro. La retina, además, nos permite ver nítidamente, algo necesario para tareas cotidianas como conducir, leer o ver los detalles más pequeños.

Cuando este tejido se separa de su posición normal debido a un desgarro hablamos de un desprendimiento de retina, una afección que aunque puede darse a cualquier edad suele afectar a personas mayores o que han tenido otros problemas oculares. A continuación, te explicamos las causas más habituales del desprendimiento de retina, así como sus síntomas, su diagnóstico y el mejor tratamiento para recuperar la visión perfecta.

Qué es el desprendimiento de retina

La retina es el tejido o capa que se encuentra en la mitad posterior del ojo y que es sensible a la luz, lo que hace que se puedan enviar imágenes al cerebro y ver con nitidez los detalles más pequeños, por ejemplo, en la lectura o en la conducción. El desprendimiento de retina es uno de los problemas más habituales que pueden ocurrir con respecto a este tejido. Esto se produce cuando el tejido se separada de la pared ocular a la que normalmente se encuentra pegada, moviéndose de su posición habitual.

El desprendimiento de retina es un problema visual grave que puede llegar a afectar a unas 10.000 personas al año. No obstante, un diagnóstico temprano y una cirugía realizada por manos expertas son dos de los factores más importantes y básicas para asegurar una mejoría y un buen resultado, garantizando así la resolución del desprendimiento.

Grupos con riesgo de sufrir un desprendimiento de retina

Aunque el desprendimiento de retina puede afectar a personas de cualquier edad, existen ciertos grupos de riesgo que tienen más posibilidades de sufrir este problema ocular. Las personas con más posibilidades de padecer un desprendimiento son:

  • Personas de mediana o avanzada edad
  • Personas que sufren de miopía
  • Familiares de pacientes que han padecido un desprendimiento de retina
  • Personas que hayan sufrido contusiones en el ojo
  • Pacientes de cirugías previas por cataratas
  • Pacientes de otras enfermedades oculares
  • En algunas ocasiones, aunque con menor frecuencia, puede ser una enfermedad de carácter hereditario y afectar a niños

Causas

Generalmente, la mayoría de desprendimientos de retina son provocados por la presencia de algún desgarro o agujero en la estructura del tejido ocular.

Causas del desprendimiento de retina

En el interior del ojo entre la retina y el cristalino se encuentra el cuerpo vítreo, un gel transparente que se adhiere a la superficie de la retina. La tracción o retracción del vítreo en alguno de los puntos concretos a los que está adherido puede provocar los desgarros o agujeros en la retina, dando lugar a su desplazamiento o desprendimiento. Cuando se produce el desgarro retinario, el espacio del vítreo se llena de un líquido acuoso que pasa a través del agujero que se ha producido en la retina y fluye entre el tejido y la pared posterior del ojo. Es en ese momento cuando la retina se separa poco a poco de la pared ocular y se desprende. Cuando se produce el desprendimiento de retina la porción separada no funciona correctamente, lo que da lugar a la visión borrosa o a una mancha negra en la visión.

Pero existen diversas causas que pueden dañar el cuerpo vítreo y, por ende, dar lugar al desprendimiento de retina. Las más frecuentes son:

  • Envejecimiento del vítreo. El paso del tiempo puede provocar el adelgazamiento y el deterioro de la retina, así como del cuerpo vítreo, lo cual también es uno de los motivos por lo que se producen desgarros o agujeros en él, dando lugar al desprendimiento de la retina.
  • El crecimiento anormal del ojo a causa de la miopía, inflamación o traumatismo, también puede provocar el desgarro o agujero de la retina.
Te recomendamos leer este artículo:  Diarrea

Síntomas

El cuadro sintomatológico del desprendimiento de retina se resume en los siguientes síntomas principales:

  • Manchas negras o cuerpos flotantes oscuros (conocidos como moscas volantes o miodesopsias) que dificultan la visión
  • Sombras oscuras en algunas zonas de visión
  • Destellos luminosos (fotopsias)
  • Visión central borrosa
  • Visión ondulante, acuosa o velada
  • Pérdida rápida de visión
  • Pérdida total o parcial de la visión de un ojo

Los síntomas pueden variar dependiendo del grado de evolución del desprendimiento de retina. Generalmente, los destellos luminosos, las manchitas o los cuerpos negros flotantes no indican que el problema sea grave, siendo las señales de desprendimiento más comunes entre personas mayores.

Síntomas desprendimiento de retina
Efecto de una visión con desprendimiento de retina

En otros casos, el desprendimiento puede producirse sin necesidad de aprecierse cuerpos flotantes, manchas o destellos luminosos. En esos casos, los síntomas que los sustituyen son las sombras oscuras o la visión ondulante y acuosa. El desarrollo posterior del desprendimiento puede dar lugar a la visión central borrosa o incluso a la pérdida significativa de la visión. Con menos frecuencia se da la pérdida total de la visión en un ojo y, en caso de sufrir una pérdida rápida de la visión, podrá estar precedida por el sangrado en la cavidad vítrea, como consecuencia del desgarro.

Aunque muchas personas temen al desprendimiento de retina, no es un problema doloroso, aunque puede ocasionar muchas molestias visuales.

Diagnóstico y tratamiento

El desprendimiento de retina no puede observarse a simple vista, dado que no se ve desde el exterior del ojo, por lo que será sumamente importante acudir rápidamente al médico especialista si se notan algunos de los síntomas anteriores. El oftalmólogo realizará un examen completo e indoloro de la retina y de las demás estructuras interiores del ojo utilizando herramientas como el oftalmoscopio, las lámparas de hendidura, las ecografías o las tomografías de coherencia óptica (OCT).

En cuanto al tratamiento del desprendimiento de retina debes saber que no existe ningún fármaco que pueda curarlo. No obstante, el médico evaluará el estado de la retina antes de decantarse por un tratamiento u otro:

  • Fase inicial. Si se ha desgarrado la retina pero todavía no se ha desprendido, se puede realizar un tratamiento láser temprano conocido como fotocoagulación retiniana. El objetivo del láser será cerrar el desgarro o rotura y colocar la retina en su sitio.
  • Fase avanzada. En el caso de que ya se haya producido el desprendimiento de la retina, se deberá realizar una cirugía para reaplicar la retina y devolverla a su lugar. Generalmente, en esta operación se utiliza la colocación de cinturones o trozos de silicona que permitan recolocar la retina o bien se realiza una vitrecotomía con la que se introduce gas o aceite de silicona dentro de la cavidad vítrea. Ambas intervenciones se realizan de forma ambulatoria y bajo anestesia local y sedación.

Es muy importante tratar el desprendimiento de la retina de manera temprana para evitar la pérdida de visión irreversible. No obstante, debes saber que más del 90% de los desprendimientos se pueden curar gracias a las técnicas de cirugía actuales.

Prevención

Las personas que padecen miopía o que tienen algún familiar que ya haya sufrido un desprendimiento de retina, es importante que realicen exámenes periódicos oculares para poder detectar de una manera temprana el desgarro o desprendimiento de la retina, así como para observar los cambios en el vítreo u otras lesiones retinianas periféricas.

Las lesiones oculares pueden predisponer la alteración o el daño en la retina, por lo que también se requiere un control exhaustivo de las mismas, a fin de evitar que el desgarro evolucione hasta convertirse en un desprendimiento de la retina.

Etiquetas

Te recomendamos leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podría interesarte

Close
Close