Riesgo de infarto: aumenta por consumo de antiinflamatorios no esteroides

0

Un estudio observacional, elaborado por investigadores canadienses, pone de manifiesto que el elevado consumo de antiinflamatorios no esteroides (AINE) eleva el riesgo a sufrir un infarto de miocardio, desde la primera semana de tratamiento. Con los resultados de la investigación sobre la mesa, alertan a los médicos de los riesgos existentes que puede ocasionar prescribir este tipo de fármacos para tratamientos en elevadas dosis, sobre todo.

Antiinflamatorios no esteroides: medicamentos comunes

Los antiinflamatorios no esteroides o AINE, como se les conoce comúnmente en la comunidad científica, son un amplio grupo de fármacos como analgésicos, antiinflamatorios o antipiréticos, que sirven para tratar inflamaciones, dolores y cuadros de fiebre.

La actuación de los AINE se produce por una acción mediante la que se inhibe la enzima ciclooxigenasa, en todas sus versiones. Generalmente este tipo de medicamentos se pueden comprar en la farmacia sin necesidad de receta o de ser prescritos por un médico.

Los antiinflamatorios no esteroides más comunes son la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno, entre otros. En el año 2012 se excluyó al paracetamol de este amplio grupo de fármacos por su mínima acción antiinflamatoria.

Estudio sobre los AINE y el riesgo de infarto de miocardio

El estudio, elaborado por investigadores del Centro Hospitalario de Investigación de la Universidad de Montreal, en Canadá, advierte de que la ingesta de estos medicamentos tan comunes no está exenta de riesgos o efectos secundarios negativos. Y es que, los autores del ensayo han comprobado que los tratamientos con estos fármacos aumentan, de forma considerable, el riesgo a sufrir un infarto.

Los resultados de este estudio han sido publicados por la revista The BMJ, donde se explica todo el proceso que han llevado a cabo los investigadores, para dar con estas conclusiones. Si bien es cierto, que uno de los hallazgos más llamativos es que el aumento del riesgo a sufrir un infarto ya es notable tras la primera semana de tratamiento, cabe destacar que este riesgo incrementa durante el primer mes y, sobre todo, cuando se trata de dosis altas.

Datos del estudio observacional

Cabe destacar que se trata de un estudio meramente observacional. Esto significa que los autores no pueden establecer relaciones de causa – efecto por el consumo de estos fármacos. Es decir, los resultados no quieren decir que el consumo de antiinflamatorios no esteroides provocan infartos.

Para llevar a cabo la investigación, los científicos contaron con las historias clínicas de más de 445.000 pacientes, participantes en otros estudios sobre los AINE. Para establecer la relación entre los medicamentos y el infarto de miocardio, revisaron concienzudamente toda la información disponible. De todos los pacientes estudiados, más de 61.000 sufrieron un infarto a lo largo de sus vidas.

El hallazgo al que llegaron fue que todos los antiinflamatorios no esteroides (ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco, rofecoxib, etc.) aumentan la probabilidad de padecer un infarto de corazón. Este riesgo parece similar en todos los fármacos de este grupo. No obstante, al parecer el rofecoxib es el más negativo. Pero, este medicamento se retiró del mercado hace más de 10 años por la implicación del mismo ante complicaciones cardiovasculares.

Según reza el estudio canadiense, la prudencia es lo que debería reinar en estos casos. Para ello, recomiendan que se ingieran antiinflamatorios no esteroides durante el menor plazo de tiempo posible.

Dejar un comentario