Saltar al contenido

Harpagofito

Harpagofito

Científicamente llamado harpagophytum procumbems y popularmente conocido como garra del diablo, el harpagofito es un remedio natural beneficioso para nuestra salud. Cuenta con propiedades analgésicas y antiinglamatorias que le han concedido un puesto privilegiado y popular dentro de la medicina natural. Sus usos y aplicaciones son variadas, pero tiene fuerte presencia en el tratamiento de dolores musculares y articulares.

A continuación descubrimos qué es, para qué sirve y qué prinicipios activos tiene el harpagofito que le hacen uno de los remedios naturales más efectivos y demandados.

Qué es y el harpagofito

El harpagofito, harpagophytum procumbems, es una planta natural de origen africano, de las zonas más cercanas al desierto de Kalahari.

La planta tiene en ella un fruto leñoso que crece cerca de la tierra y puede llegar a alcanzar entre 10 y 20 centímetros de longítud. Gracias a la forma de su fruto, en forma de ganchos o garras, el harpagofito se conoce popularmente como la garra del diablo o la araña de madera. De su raíz principale salen otras secundarias que, pese a su fuerte sabor amargo, son las que se utilizan en la medicina natural.

Garra del diablo
En la imagen, la forma del peculiar fruto que se conoce como “la garra del diablo”

A grandes rasgos, el harpagofito se trata de una planta resistentes que puede soportar desde altas temperaturas o épocas de sequía, hasta ataques o plagas de gérmenes y parásitos. Precisamente estos principios activos que la convierten en una planta tan resistente hacen del harpagofito un antídoto valioso para nuestra salud.

Para qué sirve

Desde su origen, el harpagofito ha tenido numerosos usos y aplicaciones. En el continente africano, se ha utilizado la planta para tratar desde dolores generales, hasta fiebres, problemas digestivos, curar moratones e incluso combatir la malaria. Al llegar a Europa, se identificaron más propiedades de la planta que la convirtió en un remedio efectivo para calmar los dolores musculares, articulares y reumáticos o la migraña.

Del harpagofito destaca su eficacia para reducir el dolor y la inflamación sin efectos secundarios, por lo que el consumo de esta planta de forma regular puede ayudar a reducir o incluso prevenir dolores comunes como el deespalda. También se ha comprobado su eficacia en el alivio de dolores de rodilla o cadera ocasionados, generalmente, por problemas como la osteoartritis. El harpagofito ayuda a reducir la rigidez y ganar en movilidad, por ello se ha ganado un puesto privilegiado en la medicina natural, en lo que ha tratamientos musculares y articulares se refiere.

A nivel externo, el harpagofito es perfecto para la curación de úlceras y heridas, aplicándolo siempre en compresas empapadas de infusión de la planta o con extractos de harpagofito. Cuenta con un poder cicatrizante si este remedio se lleva a cabo varias veces al día.

Propiedades

Del harpagofito destacan sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, pero cuenta con muchas otras que añaden valor a esta planta medicinal. Las conocemos:

  • Antiinflamatorias: es capaz de reducir o contrarrestar el dolor articular y la inflamación.
  • Analgésicas: cuenta con efectos analgésicos eficaces para tratar tejidos y tendones que presentan episodios bastante dolorosos a causa de inflamación.
  • Antipirécticas: ayuda a disminuir la temperatura corporal, por ello es bueno para el tratamiento de fiebre.
  • Antirreumáticas: es eficaz para tratar artritis reumática. Su raíz tiene un efecto parecido al de algunos fármacos que calman el dolor muscular, sobre todo en áreas lumbares.
  • Antiespasmódicas: ayuda a calmar calambres estomacales.
  • Acción colorética: mejora la digestión gracias a propiciar un aumento de la producción de bilis. Tiene un efecto laxante ligero que ayuda al tránsito intestinal.
  • Hipercolesterolémicas: controla y disminuye los niveles de colesterol en sangre
  • Estimulante del apetito gracias a sus compuestos amargos.
  • Anti acné: la planta es buena para la piel, para el tratamiento del acné o la eliminación de manchas faciales.

Principios activos

El poder terapéutico del harpagofito provienen de sus principios activos. Entre estas sustancias destacan:

  • Esteroles libres y esterificados
  • Estaquiosa
  • Trazas de aceite esencial
  • Ácidos triterpénicos
  • Glucósidos del tipo irridoide (ácido cinámico libre, procúmbido, harpagina y harpágido)
  • Glucósifos del tipo fenólico (acteósido e isoacteódiso)

Como glucósidos entendemos aquellas formacidos de glúcidos, es decir, oxígeno, hidrógeno y carbono. Estas sustancias, al contacto con el agua, permiten a la planta sobrevivir en un ambiente hostil, tal y como es el desierto, es decir, le otorgan resistencia. Gracias a ellos, además, la plant cuenta con una propiedad antiinflamatoria que le ayuda ser eficaz y conseguir los mejores resultados en el tratamiento de dolores e inflamación muscular y articular.

Cómo consumir harpagofito

Actualmente, los laboratorios farmacéuticos, comercializan el harpagofito a través de comprimidos con el extracto de la planta. No obstante, el harpagofito puede ser mucho más eficaz si se aplica de forma tópica, es decir, a través de aceites esenciales, cremas o pomadas. Podrás encontrar harpagofito a la venta en herbolarios y farmacias en forma de cápsulas, cremas, pomadas, comprimidios, extractos o su raíz troceada.

En cuanto al consumo, debes saber que este remedio es efectivo si se toma después de las comidas, aunque la dósis variará dependiendo de la causa que se desea tratar. Consulta en el herbolario o la farmacia antes de iniciar tu tratamiento natural. Por lo general se recomienda ingerir entre 2 y 3 comprimidos al día, siempre acompañados con una buena cantidad de agua.

Precauciones

Aunque el harpagofito es un remedio que apenas cuenta con efectos secundarios, y prueba de ello es su alta tolerancia, se recomienda evitar su consumo en caso de úlceras estomacales. Este tipo de pacientes pueden experimentar síntomas como náuseas, diarreas o molestias gástricas después de la ingesta de esta planta medicianal, por lo que se desaconseja su uso.