Dieta de la Piña

0

Dieta de la piña

Seguramente casi todas las personas que han decidido ponerse a dieta alguna vez y deseaban obtener resultados rápidos han oído hablar de la dieta de la piña. La dieta de la piña es una de las más buscadas en Google y pertenece a ese grupo de dietas que se pueden englobar dentro del grupo denominado como dietas DETOX. La popularidad de esta dieta reside en que promete una rápida bajada de peso gracias al efecto diurético de la piña, o lo que es lo mismo, una eliminación del exceso de líquidos del organismo.

¿Qué pauta dietética sigue esta dieta?

No podemos decir que exista una única dieta de la piña, por que varían según quien las diseñe; algunas proponen consumir la fruta entera, otras el jugo y hasta el agua de cocción de la cáscara. Pero las que más se repiten son las que incluyen una ración de piña en las tres comidas principales (desayuno, comida y cena) acompañada de una fuente de proteína como el atún o el pollo o un lácteo en el caso del desayuno.

Para entender un poco más el porqué de los resultados que podemos obtener con la dieta de la piña, debemos analizar la composición nutricional de su alimento estrella: La piña.

La siguiente tabla presenta la composición en nutrientes, minerales y vitaminas que nos aportaría una rodaja de piña de 225 gramos.

Composición nutricional de la piña

La piña, al igual que otras frutas, presenta un contenido moderado de calorías, tan solo 114 kcal por ración como muestra la tabla. Otra propiedad muy interesante de la piña es su alto contenido en fibra, con una rodaja estaríamos consumiendo 4,28 gramos de fibra (las necesidades diarias de fibra varían a lo largo de la vida, pero según distintas entidades dedicadas a la nutrición podrían enmarcarse entre los 25-38 gramos al día en adultos sanos). El consumo diario de fibra nos ayuda a regular el transito intestinal y por tanto a paliar el estreñimiento lo que tiene como consecuencia una reducción del hinchazón abdominal. Otro dato a tener en cuenta es la vitamina C, la piña aporta por ración 33 gramos de vitamina C, por lo tanto esta fruta es interesante en aquellas personas que pueden padecer carencias de vitamina C por que no toleren los cítricos o determinados vegetales que son casi la fuente exclusiva de vitamina C en nuestra alimentación. Es importante comentar también que la piña es un alimento con un contenido muy alto en potasio, por lo tanto debe restringirse en aquellas dietas que tengan restringido el consumo de potasio por algún problema renal. Y después de este análisis llega la pregunta: ¿Cuales son los componentes “magicos” que le confieren a la piña tantas propiedades adelgazantes y desintoxicantes? Pues nada más y nada menos que el agua y la fibra. El agua favorece la eliminación de líquidos del organismo y la fibra como se explicó antes favorece el tránsito intestinal. Por tanto la piña es un alimento que aporta beneficios a la hora de realizar una dieta para bajar de peso.

¿Pero, que un alimento posea propiedades beneficiosas para nosotros significa que lo podamos convertir en el pilar de nuestra alimentación? Definitivamente no, la piña posee propiedades parecidas a otras frutas y verduras y no por eso se diseñan dietas en base a esos alimentos y nada más.

Desventajas de realizar una dieta basada en un solo alimento

  • En el caso de que con esta dieta se produjera una bajada de peso no se puede atribuir este descenso a la piña, probablamente si sustituyéramos la piña por manzana, pera o sandía también experimentaríamos una bajada de peso y perdida de volumen en nuestro cuerpo. Y además esta perdida de peso estaría relacionada con pérdida de líquido y no de grasa, lo cual es el objetivo en una dieta de adelgazamiento.
  • Las dietas que se basan en un solo alimento son repetitivas y monótonas, por lo que provocan una adherencia muy baja por parte de la persona que las realiza, esto puede provocar el abandono de la dieta y el consumo de otros alimentos con mayor ansiedad y sin control.
  • Las dietas de la piña que se encuentran en internet no tienen en cuenta factores individuales y por lo tanto no son personalizadas.
  • Si se realiza una dieta basada en un solo alimento se producirán carencias de determinados macronutrientes, vitaminas y minerales. La dieta de la piña aporta muy pocas calorías por día y además es muy baja en hidratos de carbono por lo que no cumple con nuestros requerimientos diarios.
  • Esta dieta tiene un efecto rebote muy fuerte debido a las pocas kilocalorías que se consumen durante la realización de la misma.

Mi propuesta como Dietista – Nutricionista

Seguramente el seguimiento de una dieta tan estricta como la dieta de la piña, nos haga perder al rededor de dos kilos a la semana, sobretodo la primera semana que se realice, pero la vuelta a nuestros hábitos alimentarios tras la realización de la dieta tendrá como consecuencia un efecto rebote.

Mi propuesta sería realizar esta dieta solo en momentos puntuales, en los que notemos que estamos reteniendo más líquidos de lo normal, ya sea por altas temperaturas, periodo menstrual o porque necesitemos alcanzar un peso determinado para algún objetivo concreto.

Organización de la Dieta

Vamos a realizar tres o cuatro días de choque a la semana de forma alterna, es decir lunes, miércoles, viernes y domingo (opcional) y dieta estricta de la piña martes, jueves y sábado. Realizaremos un consumo de alimentos variados, pero el conjunto del día será bajo en calorías. De esta forma estaremos siguiendo una dieta hipocalórica, evitando la pérdida de masa muscular y favoreciendo una pérdida de grasa corporal y no solo de líquido.

La siguiente tabla muestra una propuesta de dieta de la piña, para seguir en momentos puntuales y siempre que no suframos ninguna patología. La realización de esta dieta combinada con ejercicio nos permitirá reducir dos kilos por semana aproximadamente en situaciones fisiopatológicas normales.

Dieta de la piña

El domingo se repetirá el día que más haya gustado. Para cualquier duda ponte en contacto con tu profesional de la salud.

Compartir.

Dejar un comentario