Saltar al contenido

Codeína

La codeína es un medicamento que se usa para tratar el dolor leve a moderado cuando los analgésicos simples no son eficaces. En algunos casos, también puede ser utilizada para controlar la tos aguda si no mejora con otros fármacos.

La codeína solamente puede obtenerse bajo receta médica, aunque este presente en pequeñas dosis en otros medicamentos sin receta como la aspirina, el ibuprofeno o el paracetamol.

La codeína forma parte de una clase de fármacos llamados analgésicos narcóticos.

Precauciones

Es imprescindible tomar las dosis recomendadas por su médico, ya que una dosis muy elevada de codeína podría ser fatal. Basta con tomar aspirina, ibuprofeno o paracetamol con dosis más elevadas de codeína que las prescritas para poner seriamente en peligro su salud.

La codeína se puede encontrar en formato líquido o en pastillas.

Además, no se aconseja su uso si el paciente:

  • Sufre alergias a algún ingrediente del medicamento
  • Es alcohólico o sufre delirio
  • Tiene asma u otros problemas respiratorios
  • Sufre una obstrucción de las vías digestivas
  • Padece un traumatismo cráneo, tumor, o aumento de la presión intracraneal.
  • Esta embarazada

Riesgos de la codeína

La codeína puede ser muy adictiva debido a algunos síntomas placenteros que puede provocar como sentimientos de calidez y bienestar, calma, relajación y somnolencia. El riesgo de adicción aumenta si se mezcla con otros medicamentos opiáceos, el alcohol, o benzodiacepinas como el diazepam.

Además de la posible adicción, la codeína tiene otros efectos secundarios a tener en cuenta:

  • Puede disminuir la presión arterial
  • Puede ralentizar la respiración normal y aumentar el riesgo de paro respiratorio
  • Puede potenciar los efectos secundarios de los otros medicamentos que se toman simultáneamente.
  • Puede producir abstinencia en los bebés recién nacidos si se toma durante el embarazo.

Síntomas

Dosis

Debe de tener en cuenta que las dosis aquí mencionadas sólo son orientativas. Cada paciente tiene un historial clínico y necesidades únicas, por lo que las dosis pueden variar enormemente de un paciente a otro.

La codeína se presenta comunmente en comprimidos blancos de 15 y 30 mg o en formato líquido.

  • Para el dolor. Solamente recomendada para personas a partir de los 12 años, las dosis de codeína para tratar el dolor suele ser de 15 mg a 60 mg cada 4 – 6 horas, sin exceder nunca los 360 mg diarios.
  • Para la tos. Únicamente para los adultos, las dosis de codeína para tratar la tos suele ser de 15 mg a 30 mg cada 6 – 8 horas, sin exceder una dosis diaria de 120 mg.