Somatización

La somatización es la tendencia a experimentar y comunicar síntomas corporales, los cuales exceden o no tienen causas orgánicas demostrables. Las personas que padecen estas somatizaciones atribuyen estos síntomas a una enfermedad física y buscan atención médica constantemente.

La somatización puede ser el síntoma dentro de un trastorno o un trastorno en sí mismo:

  • Como síntoma. No implica necesariamente un trastorno psiquiátrico, puede ser un síntoma transitorio, aislado y reactivo ante ciertas situaciones de estrés, lo cual no lo hace patológico. Los más comunes son: la cefalea, la fatiga y el vértigo.
  • Como trastorno. El trastorno de somatización es un trastorno somatoforme que se inicia antes de los 30 años y es de carácter crónico con remisiones y recaídas.

Características

  • Prevalencia entre 0,2% y 2% de la población.
  • Mayor frecuencia en mujeres que en hombres.
  • Frustración y enojo en los médicos.
  • Representan el 5% de las personas que buscan atención médica.
  • El 75% de los casos lo presenta asociado a otro trastorno (60% de las personas con depresión, 50% de las personas con ansiedad).
  • Tienen más probabilidad de sufrirla las personas que abusan de sustancias y las que sufrieron abusos físicos en la infancia.

Síntomas

  • El individuo sufre síntomas físicos en forma crónica y recurrente que no se pueden explicar por una enfermedad médica conocida o por efectos directos de una sustancia. Incluso si hay una enfermedad médica detrás, los síntomas son excesivos e inadaptativos para lo que cabría esperar.
  • El paciente no miente ni simula, se trata de algo involuntario que no puede evitar.
  • Síndromes caracterizados por una discrepancia entre la patología orgánica detectable y la conducta de enfermedad.
  • Reacciones inadecuadas frente a las explicaciones del médico.
  • Convicción de enfermedad con excesiva adhesión al rol de enfermo.

Diagnóstico

  • Inicio del trastorno antes de los 30 años de edad.
  • Dolor de al menos cuatro zonas diferentes del cuerpo.
  • Dos síntomas gastrointestinales.
  • Un síntoma o más, sexual o reproductivo.
  • Un síntoma o más, pseudoneurológico.

Tipos de trastornos somatoformes

  • Trastorno de somatización. Múltiples síntomas físicos sin base orgánica.
  • Trastorno por dolor. Dolor exacerbado por factores psicológicos.
  • Trastorno conversivo. Síntomas aparentemente neurológicos.
  • Trastorno hipocondríaco. Preocupación exagerada por padecer una enfermedad.

Causas

  • Genética y antecedentes familiares. Casos previos de somatización en la historia familiar.
  • Educacional. Mensajes contradictorios en la infancia.
  • Tipo de personalidad. Personas pesimistas y sensibles son más propensas a la somatización.
  • Perspectivas negativas. Actitud negativa y catastrófica ante las enfermedades o lesiones.
  • Ser más sensible física y emocionalmente al dolor y otras sensaciones.

Tratamiento

Psicoterapia. El terapeuta deberá:

  • Permitirle el rol de enfermo.
  • Darle al paciente una explicación sencilla del problema.
  • Favorecer la expresión de emociones.
  • Que el paciente se centre en la funcionalidad y no en los síntomas.
  • Ensayar maneras de reducir el estrés y la ansiedad.
  • Analizar los sentimientos y creencias que el paciente tiene sobre la salud y sus síntomas.
  • Mejorar los mecanismos de afrontamiento.
  • Que el paciente logre anticiparse a la aparición de síntomas.

Publicado el: 28/09/2015 – D.Cisneros.

Fuentes

  • tuSintoma
Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...