Síndrome de Burnout

0

El síndrome de burnout o de estar quemado por el trabajo es una respuesta a un estrés laboral crónico en la que el trabajador no puede hacer frente a las demandas del ambiente. Es decir, el trabajador con burnout sufre un bloqueo en el que no es capaz de afrontar los retos del puesto de trabajo y se ve superado por las circunstancias.

El síndrome de burnout se sufre principalmente en profesiones donde hay un contacto directo y permanente con personas, es decir, en trabajos cara al público en los que hay que tratar con clientes o pacientes.

Las profesiones más afectadas por el burnout son las del ámbito médico y educativo. Médicos y profesores están en constante interacción con pacientes y alumnos respectivamente, y esto sumado a compañeros, supervisores y jefes crea una fuente de vulnerabilidad al estrés.

Síntomas

El burnout se caracteriza por la presencia de tres dimensiones:

  • Agotamiento emocional. Sentirse desbordado, irritable y de mal humor.
  • Despersonalización. Actitud distante frente al entorno y las personas (compañeros, clientes, pacientes).
  • Baja realización personal. Sensación de no ser competente, de no valer, junto con una baja autoestima y sentimiento de frustración.

Además de estas dimensiones existen otros síntomas en una persona con burnout:

  • Falta de energía, estar siempre cansado y estresado, incluso en tu tiempo libre.
  • Depresión.
  • Desmotivación.
  • Ineficacia.
  • Fatiga.
  • Anhedonia, falta de interés y placer por las cosas.
  • Un fuerte sentimiento de impotencia ante las propias circunstancias.
  • Ansiedad.
  • Síntomas psicosomáticos como tensión muscular, dolores de cabeza, vista borrosa o cansada, etc.

Causas

El burnout se produce por un conjunto de factores relacionados tanto con el entorno y la organización laboral como por las presiones y relaciones interpersonales dentro de éste:

  • Falta de recursos para realizar el trabajo satisfactoriamente.
  • Falta de organización en la empresa.
  • No poder realizar actividades de formación.
  • Que no exista posibilidad de promoción.
  • Que el trabajador no se sienta implicado y valorado por parte de la empresa.
  • Tener muchas y/o grandes responsabilidades.
  • Turnos o jornadas demasiado largas.
  • Falta o ausencia de descansos.
  • Trabajos repetitivos.
  • Conflicto de rol, no saber cuál es su función en la empresa.
  • Condiciones ambientales tales como: falta de iluminación, mala temperatura, puesto de trabajo incomodo, ruidos, etc.

Tratamiento

Tanto para la prevención como para el tratamiento del burnout se requieren unas medidas a adoptar tanto por parte de los trabajadores como de la empresa.

  • La empresa:
    • Acomodar el puesto de trabajo para que el trabajador pueda realizar sus tareas de manera eficaz (silla cómoda, seguridad correcta, temperatura adecuada, control de ruidos, buena iluminación, etc).
    • Proporcionar los recursos necesarios para la realización de las tareas de cada puesto.
    • No alargar las jornadas de trabajo y proporcionar los descansos necesarios.
    • No sobrecargar al los empleados de funciones o responsabilidades.
    • Fomentar el compañerismo e incentivar los grupos de trabajo.
    • Ofrecer formación y posibilidad de ascenso.
  • Los trabajadores:
    • Ser conscientes de sus límites.
    • Descansar durante la jornada laboral.
    • Tener unos objetivos realistas en el trabajo.
    • Olvidarse de los problemas laborales fuera del trabajo.
    • Usar técnicas de relajación tanto dentro como fuera del trabajo.
    • Hacer deporte como desconexión para liberar el estrés acumulado.
    • Tener una relación sana entre compañeros.

Publicado el: 25/05/2015 – D.Cisneros.

Fuentes

  • tuSintoma
Compartir.

Dejar un comentario