Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo o trastorno del espectro autista. En este síndrome se ven afectados cuatro grandes aspectos:

  • Falta de habilidades sociales. Tienen dificultades en el establecimiento y mantenimiento de relaciones sociales.
  • Fallo en el lenguaje como fin comunicativo. Intercambio comunicativo fallido, se centran en ellos mismos dando la sensación de conversación unidireccional. No saben leer la ironía y el sarcasmo, no saben leer el tono ni las expresiones, no entienden las metáforas, etc.
  • Comportamiento repetitivo y limitado. Comportamientos obsesivos y metódicos.
  • Intereses e inquietudes limitadas. Fijación por un único tema de interés.

› El síndrome de Asperger se diferencia del autismo en que no existe un retraso cognitivo, problemas en el habla, ni se aíslan del mundo como ocurre en los autistas.

Se trata de un trastorno difícil de diagnosticar ya que estas personas tienen un funcionamiento normal en muchos aspectos de su vida, además poseen una inteligencia igual o superior a la media. Los que lo padecen tienen una gran concentración y un buen desarrollo lógico, destacan en un ámbito muy concreto por el que muestran un interés particular.

El Asperger afecta a cerca del 1% de la población y los hombres la padecen tres veces más que las mujeres.

Causas

El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico de origen genético y hereditario.

Síntomas

  • Comportamiento ralentizado en el inicio del habla.
  • Centrados en un único tema de interés.
  • Incomodidad postural.
  • Ausencia de contacto visual durante la comunicación.
  • Tono monótono del habla.
  • Falta de expresiones faciales.
  • No comprenden la ironía y el sarcasmo, lo entienden todo de manera literal.
  • Dificultad para entender el lenguaje corporal y las expresiones faciales.
  • Falta de empatía, no les resulta fácil comprender sentimientos y puntos de vista de otras personas.
  • Torpeza motora, mala coordinación muscular.
  • Rutinas estrictas.
  • Baja tolerancia.
  • No entienden de jerarquías sociales.
  • No comprenden las bromas.
  • No saben mentir.
  • Alta sensibilidad sensorial. Sensibles a ruidos fuertes y cambios de luminosidad.
  • Conversaciones muy centradas en sí mismos.
  • Gran concentración, buena memoria para los detalles.

Tratamiento

El síndrome de Asperger es una enfermedad que actualmente no tiene cura, pero con el trabajo y uso de algunas técnicas permite llevar una vida satisfactoria en todos los ámbitos.

  • Formación en habilidades sociales. Mejorar la comunicación e interacción social.
  • Terapia del lenguaje. Entrenamiento en comprensión de metáforas, ironías y sarcasmo.
  • Apoyo familiar. Crear un entorno en que la persona se sienta apoyada y comprendida.

Publicado el: 28/06/2015 – D.Cisneros.

Fuentes

  • tuSintoma
Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...