Raquitismo

El raquitismo es un trastorno óseo en el cual los huesos se ablandan y debilitan, volviéndose más propensos a fracturas y deformidades. Aunque es raro en los países industrializados, todavía es bastante común en algunos países en desarrollo.

Esta condición de los huesos afecta principalmente a los niños, aunque también pueda afectar a adultos (osteomalacia). En la mayoría de los casos, el niño con raquitismo sufre una desnutrición severa y prolongada.

Síntomas del raquitismo

  • Dolor en los huesos.
  • Deformidades esqueléticas.
  • Problemas dentales (esmalte débil, retraso en la llegada de los dientes y mayor riesgo de caries).
  • Problemas de crecimiento y desarrollo.
  • Huesos frágiles más propensos a fracturas.
  • Algunos niños con raquitismo también pueden tener niveles bajos de calcio en sangre (hipocalcemia), pudiendo provocar que empeoren sus síntomas además de sufrir otros tales como, calambres musculares, espasmos y hormigueo en las extremidades.

Causas

  • La principal causa de raquitismo es la falta de vitamina D; aunque también de calcio o fosfato.
  • Las dietas con carencia de calcio también pueden ser una causa de raquitismo.
  • A su vez, algunas enfermedades renales y hepáticas infantiles pueden causar raquitismo, al igual que una complicación del trastorno digestivo que afecta a la absorción de calcio y fósforo. Algunos ejemplos incluyen:
    • Enfermedad celíaca.
    • Enfermedad inflamatoria intestinal.
    • Fibrosis quística.
    • Problemas de riñón.

Factores de riesgo

  • Edad. Los niños de entre 6 y 36 meses de edad suelen experimentar un rápido crecimiento, por lo que su cuerpo necesita mucho calcio y fosfato para fortalecer y desarrollar sus huesos.
  • Dieta. La dieta vegetariana (que no incluye pescado, huevos o leche), la alergia a la lactosa o los bebés que solamente se alimentan con leche materna (que no contiene suficiente vitamina D), tienen un mayor riesgo de desarrollar esta condición.
  • Color de piel. La piel oscura no reacciona tan fuertemente a la luz solar con la piel clara, por lo que produce menos vitamina D.
  • Ubicación geográfica. El cuerpo humano produce más vitamina D cuando esta expuesto al sol; por lo que existe más riesgo de padecer raquitismo si se vive en áreas con poca luz solar.
  • Factores genéticos. Existe un tipo de raquitismo que puede ser hereditario e impide que los riñones absorban fosfato.

Tratamiento

El tratamiento para el raquitismo se centra en la sustitución de la falta de vitaminas o minerales,  permitiendo acabar con la mayoría de los síntomas asociados.

  • Suplementos de calcio y vitamina D. Es importante que su médico evalúe la dosis correcta, ya que esta varía en función del peso del niño, y un exceso de suplementos puede ser inseguro.
  • Aumentar la exposición a la luz solar, si es posible.
  • Cambios en la dieta. Consumir más alimentos ricos en vitamina D.
  • Si se padecen deformidades esqueléticas, su médico podría sugerir el uso de prótesis para corregir la posición de los huesos paulatinamente durante su crecimiento. En los casos más severos de deformidad esquelética, la cirugía correctiva puede necesitarse.
Raquitismo
5 (100%) 1 voto
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...