Propóleo (propólis)

El propóleo (del griego própolis), es una resina natural obtenida de los brotes de coníferas y otros árboles por las abejas. El propóleo es utilizado por las abejas para sellar las paredes y fortalecer los panales de las colmenas, asó como para embalsamar muertos invasores.

El propóleo es una masa pegajosa, de color marrón verdoso y con un ligero olor aromático. Contiene un 50% de resina y bálsamo vegetal, un 30% de cera, 10% de aceites esenciales y aromáticos, 5% de polen y 5% de otras sustanciales (como magnesio, níquel, hierro, calcio y zinc).

Usos

  • En la antigüedad. El propóleo se lleva utilizando como agente medicinal desde la antigüedad. Fue utilizado en la medicina popular ya en el año 300 aC con fines cosméticos, para reducir la inflamación y cicatrizar heridas. También se utilizaba internamente para matar bacterias, virus y hongos, reducir la presión sanguínea y estimular el sistema inmunológico.
  • En la actualidad. Hoy en día, el propóleo sigue teniendo muchos usos medicinales aunque su eficacia solamente se haya demostrado en algunos casos.
    • Es utilizado para combatir las aftas u otras infecciones causadas por bacterias (como la tuberculosis), por virus (como el resfriado común), por hongos, y por organismos unicelulares llamados protozoos. También se utiliza para estimular el sistema inmunológico, para el tratamiento de problemas gastrointestinales, pero también como antioxidante y agente anti-inflamatorio, e incluso para el cáncer de la nariz y la garganta.
    • Ciertas personas también se aplican propóleo directamente sobre la piel para la limpieza de heridas, herpes, y para el tratamiento de quemaduras menores.

Efectividad

El propóleo parece tener cierta eficacia contra las bacterias, virus y hongos. También podría tener efectos anti-inflamatorios y ayudar a sanar la piel. En concreto, parece acelerar la curación y reducir el dolor en caso de padecer herpes labial, herpes genital o haberse sometido a una cirugía de la boca.

Desgraciadamente, se requieren más estudios científicos para demostrar su posible efectividad ante otras condiciones.

Contraindicaciones

No se ha demostrado que el propóleo pueda tener efectos secundarios, por lo que su uso se considera seguro. En cualquier caso, si se han reportado reacciones alérgicas en la piel y irritaciones en las membranas mucosas.

Por falta de información, se recomienda evitar su uso en caso de estar embarazada o en periodo de lactancia, si padece asma, si tiene trastornos de coagulación, en caso de ser alérgico o antes de someterse a una cirugía.

Dosis

Debido a la limitada evidencia cínica de los resultados y sus interacciones, resulta complicado apoyar determinadas recomendaciones de dosificación a la hora de ingerir o aplicarse propóleo en la piel.

Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...