Mesotelioma

Se denomina mesotelioma a un cáncer agresivo que afecta el revestimiento de la membrana de los pulmones y el abdomen. El mesotelioma maligno es la más grave de todas las enfermedades relacionadas con el amianto. La exposición al amianto es la causa y factor de riesgo principal de mesotelioma.

Hacer un diagnóstico correcto de mesotelioma es particularmente difícil para los médicos debido a que la enfermedad a menudo se presenta con síntomas que imitan a otras enfermedades comunes. Actualmente no existe una cura conocida para el mesotelioma, pero los tratamientos como la cirugía y la quimioterapia pueden ayudar a mejorar y aumentar su esperanza de vida.

Existen tres tipos principales de mesotelioma, diferenciados entre sí principalmente por los órganos afectados. El mesotelioma pleural (que afecta la guarnición protectora del pulmón en la cavidad torácica) representa alrededor de las tres cuartas partes de toda incidencia de mesotelioma. El mesotelioma peritoneal, que afecta a la cavidad abdominal, y el mesotelioma pericárdico, que afecta a la cavidad cardiaca.

Sintomas

El mesotelioma es un cáncer de difícil diagnóstico. Mientras que el principal factor de riesgo en el desarrollo de mesotelioma es la exposición al amianto, el tiempo entre la exposición inicial y diagnóstico concluyente puede oscilar entre 20 y 50 años. Esta enfermedad tarda mucho tiempo en desarrollarse, y sus síntomas no se suelen presentar hasta que la enfermedad haya progresado a etapas posteriores. Las primeras señales de mesotelioma pueden confundirse fácilmente con dolencias cotidianas comunes. Como resultado, los primeros síntomas tales como fatiga, tos, debilidad muscular, fiebre y sudores nocturnos son a menudo ignorados o mal diagnosticados.

Síntomas comunes y signos de alarma de mesotelioma

  • Dificultad para respirar.
  • Derrame pleural.
  • Anemia.
  • Dificultad para tragar.
  • Tos con sangre.
  • Obstrucción Intestinal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Trastorno de la coagulación de la sangre.
  • Dolor de pecho.
  • Derrame peritoneal.
  • Pérdida de peso.

Tipos de mesotelioma

Mesotelioma pleural

El mesotelioma pleural no es siempre fácilmente detectable. Con frecuencia, en las primeras etapas de la enfermedad los síntomas pueden ser leves. Los pacientes suelen quejarse de dolor en un área del pecho continuo, pérdida de peso y fiebre. De vez en cuando, otros síntomas son más graves e incluyen problemas respiratorios debido a la acumulación de líquido en el pecho. Una tomografía computarizada de la zona del pecho ha demostrado ser la mejor prueba para identificar la enfermedad y su progreso.

La tasa de supervivencia para los pacientes diagnosticados con mesotelioma pleural no es muy alta; los pacientes a menudo no viven más allá de diecisiete meses desde el inicio de los síntomas. Sólo el 8% de las personas con un diagnóstico de mesotelioma vivirá tres a cinco años desde el inicio de los síntomas de mesotelioma.

Mesotelioma peritoneal

El mesotelioma peritoneal se origina en el abdomen y con frecuencia se extiende a otros órganos cercanos, incluyendo el hígado, el bazo o el intestino. El dolor abdominal intenso es la primera queja más común de pacientes con mesotelioma peritoneal. También puede sentir cierto nivel de incomodidad relacionada con la acumulación de líquido en el abdomen. Otros síntomas de mesotelioma peritoneal pueden incluir movimientos intestinales difíciles, náuseas y vómitos, fiebre y los pies hinchados.

Aunque la tasa de supervivencia para las personas diagnosticadas con mestelioma periotoneal varía mucho de un paciente a otro, esta suele ser de unos 10 meses desde que se empezaron a experimentar los primeros síntomas mencionados anteriormente.

Mesotelioma pericárdico

El mesotelioma pericárdico es la forma menos común de mesotelioma. Como su nombre indica, este tipo raro de cáncer invade el pericardio, el saco que rodea el corazón. A medida que progresa el cáncer, el corazón no es capaz de entregar el oxígeno tan eficientemente al cuerpo, causando un deterioro de la salud a un ritmo cada vez más rápido. Los síntomas más comúnmente asociados con el mesotelioma pericárdico son similares a los de un ataque al corazón: náuseas, dolor en el pecho y dificultad para respirar.

¿Qué causa el mesotelioma?

El mesotelioma es un cáncer que se produce en el mesotelio, una membrana delgada que abarca los órganos y cavidades internas del cuerpo. El mesotelioma es causado por la exposición al asbesto (amianto). Las fibras de asbesto que se inhalan a través de la boca y la nariz pueden llegar a ser integrados en el revestimiento de los pulmones, causando inflamación dañina de la pleura y que resulta en mesotelioma o asbestosis.

Este tipo de cáncer generalmente resulta de la exposición al amianto en el trabajo, pero hay casos de exposición ambiental que también pueden causar la enfermedad. Muchas veces un miembro de la familia puede verse afectado indirectamente por la exposición a la ropa de trabajo sucia de un trabajador expuesto.

Un estudio señala que casi el 6% de los trabajadores expuestos al amianto son víctimas de mesotelioma o experimentan síntomas respiratorios.

Otros factores que contribuyen en padecer mesotelioma

Mesotelioma también está causalmente asociada con algunos otros factores.

Fumar

Los que fuman tienen un mayor riesgo de mesotelioma, aunque fumar está asociado más frecuentemente con carcinomas de pulmón tradicionales. Fumar tiende a aumentar el riesgo aún más en aquellos que también fueron expuestos al amianto.

Exposición a la radiación

Aunque es extremadamente raro, algunos pacientes con mesotelioma atribuyen su diagnóstico a la exposición a la radiación en lugar de la exposición al amianto. La radiación tiende a transformar y mutar patrones de crecimiento celular y se asocia más comúnmente con el cerebro y la sangre de cáncer.

Nanotubos de carbono

La investigación es extremadamente preliminar en este estudio, pero algunos estudios de laboratorio indican una similitud molecular entre las fibras minerales de asbesto y los nanotubos de carbono. Las pruebas indican un riesgo pronunciado de mesotelioma en algunos animales de laboratorio implantados con nanotubos de carbono.

Tratamiento

A pesar de los varios años de investigación desde que el mesotelioma se identifico por primera vez, sigue siendo difícil identificar el mejor enfoque para el tratamiento de la enfermedad.

La propia rareza del cáncer hace que sea difícil de ejecutar los casos de estudio necesarios para comparar los tratamientos y determinar la terapia ideal en cada etapa de la enfermedad.

Los tratamientos convencionales para el mesotelioma implican cirugía, quimioterapia y terapia de radiación.

Como con la mayoría de los tumores sólidos, los médicos recurren a la cirugía, la radiación y la quimioterapia para gestionar el mesotelioma. Al explorar las diversas opciones de tratamiento disponibles con su médico, es importante estar informados sobre los riesgos y beneficios de cada uno antes de tomar una decisión final.

Cirugía

Sólo alrededor de 1 de cada 5 pacientes con mesotelioma pleural metastásico se someten a cirugía. Hay dos cirugías principales: la pleurectomía y decorticación, en la que el cirujano intenta eliminar la mayor cantidad de tumor desde alrededor del pulmón como sea posible, y la neumonectomía extrapleural más radical, en la que se elimina el propio pulmón.

Aunque los estudios muestran que la mayoría de los supervivientes a largo plazo han sido sometidos a algún tipo de cirugía. Los estudios han encontrado que la neumonectomía seguida de radiación previene la recurrencia del tumor en el pecho en el 80 a 85 por ciento de los pacientes.

Sin embargo, es una operación larga, intensiva, y con una tasa de complicaciones del 55% y un riesgo de 3% o más de fallecer. Por lo tanto, esta cirugía sólo se realiza para los pacientes con un razonablemente buen pronóstico y cuando no parece que el cáncer se haya diseminado fuera del tórax.

Los pacientes más adecuados para la neumonectomía son más jóvenes, sin afectación ganglionar evidente, y lo suficientemente sanos para soportar el rigor del procedimiento.

La pleurectomía y decorticación poseen una mayor tasa de fracaso, con un tumor que será recurrente entre un 50 y 80% de las veces. Sin embargo, esa tasa puede cambiar con la mejora de las técnicas de radioterapia. La razón de la alta recurrencia en este tipo de cirugía es que es difícil de eliminar completamente el tumor sin extraer el pulmón.

Sin embargo, no hay ninguna diferencia en las tasas de supervivencia entre los dos cirugías. Y esto se debe porqué el cáncer a menudo ya se ha diseminado a otras partes del cuerpo en el momento en que se diagnostica, incluso aunque parezca estar únicamente en el pecho.

Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...