Leucemia

Existen varios tipos de células sanguíneas, incluyendo los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Se conoce a la leucemia como al cáncer de los glóbulos blancos.

Los glóbulos blancos son una parte vital del sistema inmunológico. Protegen su cuerpo de la invasión de bacterias, virus y hongos. Los glóbulos blancos también protegen el cuerpo de células anómalas y otras sustancias extrañas. En la leucemia, estos glóbulos blancos de la sangre mutan, alterando su funcionamiento.

Las células sanguíneas se producen en la médula ósea. Cuando los glóbulos blancos salen de la médula, se encuentran en los ganglios linfáticos, el bazo, y circulan por la sangre y los sistemas linfáticos.

Tipos de leucemia

La aparición de la leucemia puede ser repentina (aguda) o lenta (crónica). En la leucemia crónica, las células cancerosas aumentan lentamente y los primeros síntomas pueden ser muy leves. La leucemia aguda en cambio, se desarrolla rápidamente y sus síntomas aparecen enseguida.

La leucemia también se clasifica en función del tipo de célula afectada:

  • Leucemia mielógena aguda. Tiene un inicio rápido. Puede darse tanto en niños como en adultos y es bastante más frecuente que la leucemia mielógena crónica.
  • Leucemia mielógena crónica. Tiene un inicio lento y afecta mayoritariamente a adultos.
  • Leucemia linfocítica aguda. Tiene un inicio rápido y afecta principalmente a niños.
  • Leucemia linfocítica crónica. Tiene un inicio lento y afecta prácticamente siempre a personas mayores de 55 años. Es mucho más habitual que la leucemia linfocítica aguda.
  • Leucemia de células pilosas. Es un tipo de leucemia extremadamente raro.

Síntomas de la leucemia

  • Sudoración excesiva, particularmente por la noche.
  • Fatiga y debilidad continua.
  • Pérdida de peso no intencional.
  • Dolor en los huesos.
  • Agrandamiento del hígado o del bazo.
  • Manchas rojas en la piel.
  • Facilidad para sangrar y tener moretones.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Infecciones frecuentes.

La leucemia también puede causar síntomas en órganos que se hayan visto afectados por las células cancerosas. La leucemia puede afectar el cerebro (dolores de cabeza, vómitos, convulsiones,…), pulmones, el tracto gastrointestinal, el corazón, los riñones y testículos.

Factores de riesgo

Se desconocen las causas de la leucemia. No obstante, se han identificado varios factores que pueden aumentar el riesgo de padecerla:

  • Antecedentes familiares.
  • El tabaco (Leucemia mielógena aguda).
  • Trastornos genéticos (síndrome de Down).
  • Síndromes mielodisplásicos (trastornos de la sangre).
  • Quimioterapia o radiación.
  • Exposición a altos niveles de radiación.
  • Exposiciones a sustancias químicas como el benceno.

Diagnóstico

Los médicos analizarán su historial clínico y le realizarán a un examen físico para luego someterles a varios escáneres de imágenes ( rayos X, Ultrasonidos, etc.), análisis de sangre y biopsias, y así poder confirmar si usted padece este tipo de cáncer.

Tratamiento

La leucemia es usualmente tratada por un hematólogo / oncólogo. Estos son los médicos especializados en enfermedades de la sangre y el cáncer.

El tratamiento dependerá del tipo y el avance del cáncer. Aunque la leucemia de crecimiento lento pueda no necesitar tratamiento inmediato (“espera vigilante”), la leucemia suele requerir un tratamiento basado en quimioterapia y radiación para eliminar las células enfermas y trasplantes de células madre para tratar de evitar que se produzcan más células cancerosas.

El uso de medicamentos para estimular su sistema inmunológico también es habitual.

Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...