Hernia de Hiato

0

Una hernia de hiato (también llamada hernia hiatal) se produce cuando la parte superior del estómago sobresale hacia la cavidad torácica a través de una abertura en el diafragma (denominada hiato). El diafragma es una pared muscular delgada que separa la cavidad torácica del abdomen y que nos ayuda a respirar.

Aunque esta apertura no es lo suficientemente grande más que para poder acomodar el esófago; en ocasiones la apertura puede permitir el paso (hernia) de la parte superior del estómago debido a un debilitamiento, y producirse la hernia de hiato.

Se conoce como hernia a cualquier parte interna del cuerpo que se encuentra en un área que no le pertenece.

La hernia de hiato es muy común, especialmente en edades cercanas a los 50 años, en mujeres, fumadores, y personas con sobrepeso.

Síntomas

No todas las personas que desarrollan esta condición padecen síntomas, pero si puede ser la causa de otras enfermedades como el ERGE (reflujo gastroesofágico) que si suelen producir síntomas como el acidez estomacal.

Otros signos pueden incluir:

  • Acidez que empeora cuando se inclina o se acuesta.
  • Dolor en el pecho o dolor epigástrico.
  • Dificultad al tragar.
  • Eructos.
  • Sensación de malestar.

Causas de la hernia hiatal

La mayoría de las veces, la causa exacta se desconoce. No obstante, algunas de sus causas más frecuentes incluyen:

  • El espacio donde el esófago atraviesa el diafragma es sellado por la membrana frenosofágica. Con el tiempo (envejecimiento), esta membrana puede debilitarse y perder elasticidad, permitiendo que una parte del estómago puedo herniarse y permanecer por encima del diafragma permanentemente.
  • Factores hereditarios. Nacer con una abertura hiatal más grande de lo habitual.
  • La disminución del tono muscular y el aumento de la presión dentro de la cavidad abdominal pueden conducir al desarrollo de una hernia de hiato. Por ello, las personas con sobrepeso y las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de desarrollar este tipo de hernia.
  • Los vómitos repetitivos o la tos también aumentan la presión intraabdominal y puede debilitar la membrana frenosofágica.
  • La ascitis, una acumulación anormal de líquido en la cavidad abdominal frecuente en personas con insuficiencia hepática, también se asocia con el desarrollo de una hernia de hiato.
  • Lesiones.
  • El tabaquismo.
  • Levantar objetos pesados.

¿Cuál es el tratamiento de la hernia de hiato?

Por lo general, la hernia hiatal no causa daño, por lo que si no causa problemas, el tratamiento no suele ser necesario. En otras ocasiones, los síntomas están presentes o existe un riesgo de complicaciones, por lo que el tratamiento o incluso la cirugía puede ser recomendada.

  • Si padece síntomas de reflujo, debe evitar ejercer presión en su estómago, como apretar demasiado el cinturón o utilizar ropa apretada.
  • Perder peso,  en caso de tener sobrepeso.
  • Mantener la cabeza más alta que el cuerpo cuando esta acostado.
  • Dejar de fumar.
  • Minimizar el levantamiento de peso pesado.
  • Evitar tener una vida sedentaria.
  • Tratar de reducir la cafeína, el chocolate, los alimentos fritos o grasos, el alcohol, …, de su dieta.
  • Comer varias pequeñas comidas al día en vez de pocas y muy abundantes.
  • Si el cambio en su estilo de vida no reduce los síntomas, es posible que necesite medicación para reducir el ácido en el estómago.
  • En caso de que las opciones de tratamiento anteriores no mejoren la situación, la cirugía puede aconsejarse. Esta operación consiste en volver a colocar el estómago en su sitio y apretar el músculo debilitado del diafragma.
Compartir.

Dejar un comentario