Disnea

Se conoce como disnea a la falta repentina y severa de aliento o dificultad para respirar (sensación incómoda de la respiración, sensación de sentir o experimentar falta de aire, conciencia de dificultad respiratoria, etc). La disnea que aparece de forma inesperada puede ser síntoma de una condición médica subyacente; generalmente en las vías respiratorias, el corazón, o en los pulmones.

Los ataques de pánico, la ansiedad y la obesidad son algunos de los otros problemas de salud que pueden causar disnea grave.

La falta de aire puede ser normal después de cualquier esfuerzo o ejercicio físico. Sin embargo, esto generalmente se resuelve con reposo y no es grave.

Síntomas

Los síntomas asociados a esta condición incluyen:

  • Dolor en el pecho.
  • Dolor al inspirar (pleuresía).
  • Ansiedad.
  • Mareos.
  • Desmayos.
  • Tos.
  • Sibilancias.
  • Expectoración con sangre.
  • Dolor de cuello.
  • Lesiones en el pecho.

Causas

Las causas más frecuentes de falta de aire o disnea son:

  • Bronquitis.
  • Neumonía.
  • Neumotórax.
  • Anemia.
  • Cáncer de pulmón.
  • Lesiones por inhalación.
  • Embolismo pulmonar.
  • Ansiedad.
  • EPOC.
  • Niveles de oxígeno bajos (al estar situado a alta altitud).
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Arritmia.
  • Reacción alérgica.
  • Anafilaxia.
  • Estenosis subglótica.
  • Enfermedad pulmonar intersticial.
  • Obesidad.
  • Tuberculosis.
  • Epiglotis.
  • Enfisema.
  • Fibrosis pulmonar.
  • Hipertensión arterial pulmonar.
  • Pleuresía.
  • Crup.
  • Polimiositis.
  • Síndrome de Guillain-Barré.
  • La sarcoidosis.
  • Fractura de costilla(s).
  • Envenenamiento por monóxido de carbono.
  • El ejercicio aeróbico.

Cuando acudir al médico

Debe de solicitar atención médica si presenta dificultad respiratoria repentina, ya que podría estar padeciendo otra condición seria subyacente.

Si usted lleva padeciendo problemas de respiración por un tiempo, es probable que padezca enfermedades a largo plazo tales como la obesidad, el asma, o la EPOC, que pueden ser gestionados adecuadamente.

Su médico podrá administrarle oxígeno adicional para respirar, si esto fuese necesario.

Tratamientos no farmacológicos

Una correcta educación de cómo mejorar el control de la respiración y su ambiente pueden ser muy útiles a la hora de mejorar sus síntomas de dificultad respiratoria. Algunas de las técnicas más utilizadas son:

  • Técnicas de relajación.
  • Control de la respiración.
  • Correcto posicionamiento durante la respiración; evitando la compresión del abdomen o el pecho.
  • Facilitar el movimiento del aire con ventiladores o abriendo las ventas puede ser muy útil; proporcionando al paciente una sensación de alivio de la disnea.
  • Dejar enfriar y humidificar el aire seco, y eliminar la irritación en el aire.
  • El apoyo y/o asesoramiento psicosocial.
  • Terapias alternativas para la relajación como: masajes, música, yoga, acupuntura, etc.
Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page

2 Comments

  1. Anabella
    • tusintoma
Loading Facebook Comments ...