Disfunción eréctil

0

La disfunción eréctil, también conocida como impotencia, es la incapacidad de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales. La disfunción eréctil puede ocurrir cuando los problemas de salud limitan el flujo sanguíneo o dañan los nervios del pene. La impotencia también puede ser causada por el estrés o por otras razones emocionales.

En ocasiones, la disfunción eréctil también puede ser una advertencia temprana de enfermedades más graves, presión arterial alta, y niveles altos de azúcar en sangre.

¿Cómo se produce una erección?

Una erección es el resultado del aumento del flujo sanguíneo en el pene. Este flujo de sangre es dirigido por desencadenantes nerviosos y hormonales activados cuando el cerebro es estimulado por el tacto (contacto directo con el pene), u otros estímulos (pensamientos sexuales).

Cuando un hombre se excita sexualmente, los músculos del pene se relajan. Esta relajación permite aumentar el flujo sanguíneo a través de las arterias del pene. Durante la erección, este flujo de sangre permanece en unas cámaras denominadas cuerpo cavernosos. Solamente cuando los músculos se contraen, la sangre acumulada puede fluir por las venas del pene y así acabar con la erección.

Síntomas

Cuando usted sufre de impotencia, le resultará difícil de conseguir o mantener una erección lo suficientemente firme como para mantener relaciones sexuales. Aunque la mayoría de los hombres tienen problemas con la erección de vez en cuando, si se convierte en un problema regular se considera disfunción eréctil.

Algunos de sus síntomas más comunes son:

Causas de la disfunción eréctil

La función eréctil normal puede verse afectada por problemas que comprometen cualquier fase de la erección:

  • El flujo de sangre (causas vasculares).
  • Suministro nervioso (causas neurológicas).
  • Problemas hormonales.

Comúnmente, estas fases pueden verse alteradas por:

  • La edad: A pesar de que la disfunción eréctil se vuelve más común a medida que los hombre envejecen, la edad no es la causa del problema. La disfunción eréctil puede ser síntoma de una condición de salud más grave.
  • Nivel alto de azúcar en sangre (diabetes), enfermedades cardiovasculares y el tabaquismo: Puede reducir el flujo de sangre hacia el pene.
  • Presión sanguínea elevada.
  • Colesterol alto.
  • Abuso de drogas o alcohol.
  • Obesidad.
  • Falta de ejercicio.
  • Lesiones o cirugías.

Causas psicológicas

Algunos problemas emocionales pueden causar o empeorar la disfunción eréctil. Algunas de estas causas incluyen:

  • La depresión.
  • La culpa.
  • Los conflictos de relación.
  • El estrés o la ansiedad.
  • La preocupación por el rendimiento sexual.
  • El miedo a la intimidad.

Tratamiento

El tratamiento para la disfunción eréctil depende de qué lo está causando. El médico puede pedirle de cambiar ciertos hábitos, como el dejar de fumar, de tomar drogas o alcohol, o sugerir ciertos tratamientos para posibles problemas emocionales, conflictos de relación, depresión o ansiedad.

Si un análisis de sangre determina que el paciente tiene niveles bajos de testoterona, la terapia de reemplazo de testoterona puede ayudar. No obstante, es importante tener en cuenta de que esta terapia no ayudará a pacientes con un nivel correcto de testosterona.

Otros tratamientos

  • La primera opción para el tratamiento de la disfunción eréctil (una vez que la condición se ha establecido como un problema persistente), son un grupo de medicamentos llamados inhibidores de la PDE5. Todas, excepto una de estas píldoras se toman 30 a 60 minutos antes de tener sexo. La más conocida de todas ellas, es la píldora de sildenafil de color azul (la Viagra). Otras opciones son el vardenafil (Levita), el tadalafil (se toma una vez al día; Cialis), y el avanafil (Stendra).
  • Los dispositivos de erección de vacío son una forma mecánica de producir una erección para los hombres que no quieren o no pueden utilizar tratamientos con fármacos o encontrar que no están funcionando. Sin embargo, la falta de espontaneidad con el uso de este dispositivo y otros problemas que pueden surgir por el uso de este dispositivo (hematomas, daño tisular, y frialdad de la punta del pene); hacen que muchos hombres prefieran el uso de otro tipo de tratamientos.
  • Los implantes de pene son una opción final reservada para los hombres que no han tenido ningún éxito con los tratamientos farmacológicos y otras opciones no invasivas. Estas prótesis se colocan quirúrgicamente implantes mecánicos.
  • Otra opción quirúrgica para algunos hombres es la cirugía vascular, que intenta corregir algunas causas de los vasos sanguíneos de la disfunción eréctil. Esta cirugía se reserva a casos muy específicos de la disfunción eréctil.
Compartir.

Dejar un comentario