Delirio

Los delirios (delirium en inglés), son trastornos graves del pensamiento caracterizados por desorientación, alucinaciones, problemas perceptivos, problemas en la atención y fuertes alteraciones intelectuales y afectivas. El delirio genera una confusión grave y repentina debido a rápidos cambios en el cerebro debido a una enfermedad física o mental. La persona afectada por un delirio defiende la veracidad de su estado, aun cuando lo que siente o ve, va en contra de la lógica.

Durante el delirio la mente del individuo genera imágenes irreales junto con una confusión general que genera una desconexión casi total con la realidad y su entorno. Por tanto, se crea una desorientación que llega incluso a la imposibilidad de identificación propia, generando irritabilidad y un abanico de emociones incontrolables.

El delirio no es una enfermedad sino un síntoma.

Características

  • Lucidez mental afectada.
  • Afecciones en la percepción.
  • Conciencia restringida.
  • Cambios en el movimiento, ya sea letargo o agitación.
  • El sueño se ve afectado, somnolencia o insomnio.
  • Desorientación tanto en el tiempo como en el espacio.
  • Fallos en la memoria a corto plazo.
  • Pensamiento desorganizado.
  • Problemas de concentración.

Causas y tipos de delirios

Los delirios se clasifican en función de las causas que lo provocan y suelen ser temporales y reversibles.

  • Delirio debido a enfermedad médica general. Trauma cerebral, infecciones, epilepsia, trastornos endocrinos, toxicidad por medicamentos, venenos, etc.
  • Delirio inducido por sustancias. Drogas o medicamentos.
  • Delirium tremens. Delirio causado por la abstinencia del alcohol.
  • Delirio por intoxicación. Por medicamentos, abuso de sustancias o venenos.
  • Delirios por trastornos nutricionales.
  • Delirios por fiebre o exposición a altas temperaturas por un tiempo prolongado.
  • Delirios por insuficiencia cardíaca.
  • Delirio en ancianos por demencia o por la gran cantidad de medicamentos que toman.
  • Delirio postoperatorio o por cirugía.

Tratamiento

  • El tratamiento se centra en neutralizar los síntomas producidos por el delirio. Este tratamiento varía en función de la causa que lo provoca. Una vez se diagnostica a causa del delirio se utilizarán unos medicamentos u otros para la remisión de los síntomas.
  • Además de los fármacos hay otros tratamientos que pueden servir como:
    • La orientación en caso de confusión del paciente.
    • La modificación de la conducta para manejar comportamientos escandalosos o peligrosos.

Publicado el: 05/10/2015 – D.Cisneros.

Fuentes

  • tuSintoma
Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...