Anemia

La anemia es una condición médica en la que el número de glóbulos rojos en sangre es menor de lo normal, o cuando sus glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que da a la sangre su color rojo. Esta proteína es la encargada de ayudar a la sangre de transportar el oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.

El nivel normal de hemoglobina varía generalmente entre hombres y mujeres y de la edad (adultos o niños). En los hombres, se define normalmente como un nivel de hemoglobina inferior a 13,5 gramos por cada 100 ml; mientras que en las mujeres, como a un nivel de hemoglobina inferior a 12 gr / 100 ml.

La anemia grave o de larga duración puede dañar el corazón, su cerebro u otros órganos del cuerpo; o incluso causar la muerte.

Síntomas

Cuando padece esta condición, su cuerpo no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. Como resultado, usted puede sentirse cansado o débil. También puede padecer otros síntomas tales como:

  • Dificultad para respirar.
  • Mareos.
  • Dolores de cabeza.
  • Tener un aspecto pálido.
  • Palpitaciones.
  • Sensación general de malestar.
  • Empeoramiento de problemas del corazón.

En caso de que la anemia se produzca de manera paulatina y durante un largo periodo de tiempo (anemia crónica), el cuerpo puede llegar a adaptarse a los niveles bajos de oxígeno; por lo que el enfermo podría no notar ningún síntoma a menos que sufra un agravamiento. No obstante, si la anemia se produce rápidamente (anemia aguda), el paciente podrá experimentar los síntomas de forma relativamente rápida.

Causas

Las tres principales causas de anemia son:

  • Pérdida de sangre. La pérdida de sangre es la causa más común, especialmente la anemia por deficiencia de hierro. La cirugía, un trauma, cáncer, períodos menstruales abundantes o el sangrado en el tubo digestivo o urinario son ejemplos de causas de anemia por pérdida de sangre.
  • La falta de producción de glóbulos rojos. Puede ser adquirido (la anemia aplástica, mala alimentación, niveles anormales de hormonas, el embarazo o algunas enfermedades crónicas), o heredado (si se nace con esta deficiencia (anemia aplástica)).
  • Las altas tasas de destrucción de glóbulos rojos. El agrandamiento del bazo, algunos trastornos hereditarios (la anemia de células falciformes, la talasemia o la falta de ciertas enzimas), o la anemia hemolítica (causada por trastornos del sistema inmunitario, ciertos medicamentos o reacciones a las transfusiones de sangre); son algunos ejemplos de condiciones que destruyen una cantidad anormal de glóbulos rojos.

Tratamientos

El tratamiento de la anemia depende del tipo, la causas y la severidad de esta condición. Los tratamientos pueden incluir cambios en la dieta o suplementos, medicamentos, prodecimientos tales como la transfusión de sangre o cirugía.

El objetivo del tratamiento es aumentar la cantidad de oxígeno en sangre. Esto se realiza mediante el aumento de la cantidad de glóbulos rojos en sangre y/o hemoglobina. El otro objetivo del tratamiento será el de combatir la causa subyacente de esta enfermedad.

  • Cambios de dieta y suplementos. Los bajos niveles de vitaminas o hierro en el cuerpo pueden causar algunos tipos de anemia.
  • Medicamentos. Su médico podrá prescribirle medicamentos para ayudar a su cuerpo a producir más glóbulos rojos o para tratar la causa subyacente.
  • Procedimientos médicos. En caso de anemia grave, su médico podrá recomendarle una transfusión de sangre o un transplante de células madre sanguíneas y de médula ósea.
  • Cirugía. Si padece una hemorragia grave o potencialmente mortal que le está causando anemia, es probable que necesite someterse a una operación quirúrgica.

¿Cómo prevenir la anemia?

La anemia es una condición común, pero existen factores de riesgo que aumentan el riesgo de padecerla:

  • Dieta baja en hierro, vitaminas o minerales.
  • Pérdida de sangre en una cirugía o lesión.
  • Enfermedades graves o de a largo plazo (VIH / SIDA, cáncer, diabetes, enfermedad hepática, insuficiencia cardíaca, etc).
  • Antecedentes familiares.

Debería ser capaz de prevenir cierto tipos de anemia, especialmente los causados por falta de hierro o vitaminas. En cambio, los tipos hereditarios como la anemia de células falciformes no se pueden prevenir.

Puntúa el artículo
Comparte con quien tú quieras...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...